El índice del 'costo real del envejecimiento' muestra que muchos ancianos no pueden pagar las necesidades básicas

·7  min de lectura
Colleen Michaels/Dreamstime/TNS

Fran Seeley, de 81 años, no se ve a sí misma viviendo al borde de una crisis financiera. Pero está incómodamente cerca.

Cada mes, Seeley, profesora jubilada, recibe 925 dólares de Seguridad Social y un desembolso de 287 dólares de una cuenta de jubilación individual. Para llegar a fin de mes, contrató una hipoteca inversa sobre su casa de Portland, Maine, que le da 400 dólares mensuales.

Hasta ahora, Seeley ha podido vivir con estos ingresos –unos 19,300 dólares al año– controlando cuidadosamente sus gastos y recurriendo a sus limitados ahorros. Pero si su excelente salud empeora o necesita ayuda en casa, Seeley no sabe cómo pagaría esos gastos.

Más de la mitad de las mujeres mayores que viven solas –el 54 por ciento– se encuentran en una situación económica igualmente precaria: o bien son pobres según los estándares federales de pobreza, o bien tienen unos ingresos demasiado bajos para pagar gastos esenciales. En el caso de los hombres solteros, la proporción es menor, pero sigue siendo sorprendente: el 45 por ciento.

Eso es lo que indica una medida valiosa pero poco conocida del costo de vida para los adultos mayores: el Índice de Personas Mayores, desarrollado por investigadores del Instituto de Gerontología de la Universidad de Massachusetts-Boston.

Una nueva coalición, la Equity in Aging Collaborative, planea utilizar el índice para influir en las políticas que afectan a los adultos mayores, como la reducción del impuesto sobre la propiedad y la ampliación de la elegibilidad para los programas de ayuda a los gastos médicos. Veinticinco destacadas organizaciones de envejecimiento son miembros de la colaboración.

El objetivo es alimentar un diálogo sólido sobre "el verdadero costo del envejecimiento en Estados Unidos", que sigue sin apreciarse, dijo Ramsey Alwin, presidente y director ejecutivo del Consejo Nacional sobre el Envejecimiento, organizador de la coalición.

A nivel nacional, y para cada estado y condado de Estados Unidos, el Índice de Personas Mayores utiliza varias bases de datos públicas para calcular el costo de la atención a la salud, la vivienda, la alimentación, el transporte y los gastos diversos de los mayores. Representa un presupuesto básico, ajustado en función de si los adultos mayores viven solos o en pareja; si tienen una salud mala, buena o excelente; y si rentan o son dueños de una vivienda, con o sin hipoteca.

Los resultados de los análisis son reveladores. En 2020, según los datos facilitados por Jan Mutchler, director del Instituto de Gerontología, el índice muestra que casi cinco millones de mujeres mayores que viven solas, dos millones de hombres mayores que viven solos y más de dos millones de parejas mayores tenían ingresos que los hacían económicamente inseguros.

Y esas estimaciones eran antes de que la inflación se disparara a más del nueve por ciento –el nivel más alto de los últimos 40 años– y de que los adultos mayores siguieran perdiendo empleos durante el segundo y tercer año de la pandemia. "Con estos factores de estrés añadidos, la gente tiene aún más dificultades", dijo Mutchler.

A nivel nacional y en todos los estados, el costo de vida mínimo de los adultos mayores calculado por el Índice de Personas Mayores supera con creces los umbrales de pobreza federales, que se utilizan para calcular las estadísticas oficiales de pobreza. (Los umbrales federales de pobreza utilizados por el Índice de Personas Mayores difieren ligeramente de las directrices federales de pobreza. Los datos de cada estado se pueden encontrar aquí).

Un ejemplo nacional: El Índice de Personas Mayores estima que un adulto mayor soltero con buena salud que paga una renta necesitó 27,096 dólares, en promedio, para los gastos básicos en 2021, 14,100 dólares más que el umbral de pobreza federal de 12,996 dólares. En el caso de las parejas, la brecha entre el cálculo de necesidades del índice y el umbral de pobreza era aún mayor.

Sin embargo, la elegibilidad para Medicaid, los cupones de alimentos, la asistencia para la vivienda y otros programas de la red de seguridad que ayudan a los adultos mayores se basa en las normas federales de pobreza, que no tienen en cuenta las variaciones geográficas en el costo de vida o los gastos médicos incurridos por los adultos mayores, entre otros factores. (Esto no es un problema solo para los adultos mayores; las medidas de pobreza han sido ampliamente criticadas en todos los grupos de edad).

"El índice de pobreza no es una medida realista de las dificultades que tienen los adultos mayores", dijo William Arnone, director ejecutivo de la Academia Nacional de Seguridad Social, uno de los miembros de la nueva coalición. "El Índice de Personas Mayores es una comprobación de la realidad".

En abril, investigadores de la Universidad de Massachusetts demostraron que las prestaciones de la Seguridad Social solo cubren una parte de lo que los adultos mayores necesitan para los gastos básicos de vida: 68 por ciento para una persona mayor con buena salud que vive sola y paga una renta y 81 por ciento para una pareja mayor en la misma situación.

"Existe el mito de que la Seguridad Social y Medicare cubren milagrosamente todas las necesidades de las personas mayores", afirma Alwin, del National Council on Aging. "La realidad es que no lo hacen, y demasiada gente está a una crisis de la inseguridad económica".

Organizaciones de todo el país han utilizado el Índice de Personas Mayores para convencer a los responsables políticos de que los adultos mayores necesitan más ayuda. En Nueva Jersey, donde el 54 por ciento de los ancianos se encuentran en situación de inseguridad económica según el índice, los defensores utilizaron los datos para proteger los programas de desgravación fiscal para los adultos mayores durante la pandemia. En Nueva York, donde casi el 60 por ciento de los ancianos se encuentran en situación de inseguridad económica, los defensores convencieron a la legislatura para que aumentara el umbral de ingresos de Medicaid.

En San Diego, donde hasta el 40 por ciento de los ancianos se encuentran en situación de inseguridad económica, "Serving Seniors", una agencia sin ánimo de lucro, convenció a los funcionarios del condado para que utilizaran los pagos de estímulo relacionados con la pandemia para ampliar los programas de nutrición para ancianos. Como resultado, la agencia ha podido duplicar la producción de comidas a domicilio, hasta más de 1.5 millones anuales.

Los funcionarios suelen desconfiar del impacto financiero de la ampliación de los programas, dijo Paul Downey, presidente y director general de Serving Seniors. Pero, dijo, "deberíamos utilizar una medida fiable de la seguridad económica y al menos saber lo bien que funcionan los programas que ofrecemos". Por ley, las Agencias de Área sobre Envejecimiento de California utilizan el Índice de Personas Mayores en su proceso de planificación.

Maine es el número cinco en la lista de estados clasificados por la proporción de personas mayores que viven por debajo del Índice de Personas Mayores, el 56 por ciento. Para alguien en la situación de Fran Seeley (un adulto mayor que goza de excelente salud, vive solo, posee una casa y no paga una hipoteca mensual), el índice sugiere que son necesarios 22,560 dólares al año, 3,200 dólares más que los ingresos anuales de Seeley y 9,500 dólares por encima del umbral de pobreza federal.

Un vistazo al presupuesto de Seeley revela lo rápido que se acumulan los gastos necesarios: 2,041 dólares anuales para la Parte B de Medicare (que se deducen de su cheque de Seguridad Social), 4,156 dólares para impuestos sobre la propiedad y las aguas pluviales, 390 dólares para el seguro del hogar, 320 dólares para la limpieza del horno, 1,440 dólares para la calefacción, 125 dólares para el agua, 500 dólares para el gas y la electricidad, 300 dólares para el mantenimiento de la propiedad, 1,260 dólares para telefonía e internet, 150 dólares para la matriculación del auto, 640 dólares para el seguro del auto, 840 dólares para la gasolina a precios actuales, 300 dólares para el mantenimiento del auto y 4,800 dólares para comida.

El total: 17,262 dólares. Y eso sin incluir el costo de los medicamentos, la ropa, los artículos de aseo, cualquier tipo de entretenimiento u otros imprevistos.

El gran lujo de Seeley es cuidar de cuatro gatos, a los que describe como "la luz de mi vida". Sus controles anuales de bienestar cuestan unos 400 dólares al año, mientras que su comida cuesta unos 1,080 dólares.

Ahora que la inflación hace que su presupuesto sea aún más ajustado, "tengo que recortar en todo lo que pueda. Me encuentro entrando en las tiendas y diciendo: 'No, no necesito eso'", dijo Seeley. "La mayor preocupación que tengo es no poder permitirme vivir en mi casa o enfermar. Sé que los gastos médicos podrían acabar conmigo en poco tiempo económicamente".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.