De ícono internacional a blanco de odio en Nueva Zelanda: el legado de Jacinda Ardern

La primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern
La primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern

WASHINGTON.- El anuncio de la renuncia de la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, conmocionó más a sus admiradores en el extranjero que a sus compatriotas en el país. Durante gran parte de su más de media década en el poder, Ardern parecía una líder cuya estatura en la escena mundial desmentía la relativa pequeñez de su nación y los caprichos de su política parlamentaria. Era una campeona de la centroizquierda del siglo XXI: firme defensora del pluralismo y la tolerancia, defensora de la acción por el clima e icono feminista mundial. El ejemplo de su carisma y capacidad de empatía dio lugar a un fenómeno que recorrió el mundo: Jacindamanía.

En casa, sin embargo, la reputación de Ardern era más desigual, y su decisión de abandonar el cargo se produjo tras dos últimos años turbulentos en el cargo. Sus maniobras ante una pandemia mundial y su decisión de imponer la vacunación obligatoria en determinados contextos provocaron una airada reacción en algunos sectores del electorado. Violentas protestas sacudieron la habitualmente plácida escena política neozelandesa y la primera ministra se convirtió en el blanco de una oleada de odio contra el establishment, en parte basado en la desinformación en Internet y la misoginia fuera de la red.

Una mujer utilizó una espada para atacar la oficina de la primera ministra Jacinda Ardern
Una mujer utilizó una espada para atacar la oficina de la primera ministra Jacinda Ardern.

Así que Ardern, de 42 años, consideró que era mejor apartarse de la línea de fuego. “Sé lo que exige este trabajo”, dijo en una emotiva rueda de prensa la semana pasada. “Y sé que ya no me quedan fuerzas para hacerle justicia”.

El domingo, el Partido Laborista de Ardern eligió al ministro de Educación, Chris Hipkins, como nuevo líder del partido. Se espera que asuma el cargo de Ardern el miércoles. La remodelación del liderazgo tiene un propósito pragmático, ayudar al partido en el poder a reposicionarse de cara a las próximas elecciones, en las que la oposición de centroderecha podría salir vencedora.

“Ardern se ha convertido en una figura cada vez más polarizadora”, escribió Richard Shaw, profesor de política en la Universidad Massey de Nueva Zelanda. “Al hacerse a un lado ahora, da a su partido tiempo suficiente para instalar un nuevo grupo de liderazgo que pueda poner punto final a los últimos tres años y centrarse en el futuro”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Durante un tiempo, Ardern no podía equivocarse. Atrajo la atención mundial como la segunda líder mundial moderna en dar a luz mientras ocupaba el cargo en 2018; no mucho después, llevó a su bebé al pleno de la Asamblea General de la ONU, un reconocimiento de las exigencias impuestas a todas las madres trabajadoras. Su gabinete tras ganar la reelección en 2020 fue el más diverso de la historia de Nueva Zelanda, con un 40 % de mujeres, un 25 % de personas de origen maorí y un 15 % de personas de la comunidad LGBTQ del país.

En 2019, Nueva Zelanda se vio sacudida por un atentado terrorista de extrema derecha contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, en el que un pistolero nacionalista blanco mató a 51 personas. La respuesta inmediata de Ardern fue correr hacia la comunidad, ponerse un hiyab por respeto a sus costumbres y consolar a los dolientes. Fue el rostro de la tristeza y el dolor de una nación, pero también de su determinación. Su gobierno impulsó una importante legislación sobre el control de armas, y la propia Ardern lideró un esfuerzo global para contrarrestar el extremismo y el odio en Internet.

En Christchurch, Ardern se reunió ayer con los miembros de la comunidad musulmana, blanco del atentado supremacista
En Christchurch, Ardern se reunió con los miembros de la comunidad musulmana, blanco del atentado supremacista - Créditos: @DPA

Cuando la pandemia golpeó al año siguiente, Ardern convirtió a Nueva Zelanda en la historia de éxito “cero covid” más destacada del mundo. Sin duda, la lejanía geográfica de la nación insular fue una bendición, pero incluso después, cuando se relajaron los controles fronterizos y el virus se propagó, ningún país del mundo occidental tuvo una tasa de mortalidad más baja. Esto se debió en parte al éxito de la campaña de inmunización llevada a cabo por el gobierno de Ardern.

Las numerosas crisis que se produjeron durante el mandato de Ardern, y su capacidad para gestionarlas, son un elemento definitorio de su legado. “En cada catástrofe, la primera ministra actuó con decisión: desde prohibir las armas semiautomáticas y reformar la ley de armas de fuego hasta implantar un sistema de nivel de alerta líder en el mundo para aplastar los brotes de Covid-19″, escribió el académico Morgan Godfery en The Guardian. “La rapidez con la que llegaban estas catástrofes, y la igualmente rápida respuesta, hace que parezca como si el corto periodo de cinco años que la primera ministra estuvo en el poder fuera en realidad una era”.

Sus detractores también sintieron el peso de una era. Al igual que el primer ministro canadiense Justin Trudeau, otro antiguo favorito de la centroizquierda, Ardern acabó generando una base dura de críticos. “Las mismas políticas que convirtieron a Nueva Zelanda y a su primera ministra en un éxito de Covid cero también convirtieron a Ardern en un pararrayos para el ardor antivacunas”, escribió Michael E. Miller.

Una caravana de vehículos bloquea una avenida cerca del Parlamento el martes 8 de febrero de 2022, en Wellington, Nueva Zelanda. El letrero menciona a la primera ministra Jacinda Arden y dice: "sabemos que le vendiste tu alma al diablo". (Mark Mitchell/New Zealand Herald vía AP)
Una caravana de vehículos bloquea una avenida cerca del Parlamento el martes 8 de febrero de 2022, en Wellington, Nueva Zelanda. El letrero menciona a la primera ministra Jacinda Arden y dice: "sabemos que le vendiste tu alma al diablo". (Mark Mitchell/New Zealand Herald vía AP)

“Como era un símbolo tan global y público, se convirtió en el centro de muchos de esos ataques”, señaló Richard Jackson, profesor de estudios sobre la paz en la Universidad de Otago en Dunedin, Nueva Zelanda. “Su opinión era que estaba destruyendo la sociedad neozelandesa e introduciendo un ‘régimen comunista’, y sin embargo todo el mundo parecía alabarla. Les irritaba en exceso”.

Para algunos observadores, Ardern se convirtió en objeto de un ciclo de ira injustificado y preocupante. “Las presiones sobre los primeros ministros son siempre grandes, pero en esta era de redes sociales, clickbait y ciclos mediáticos 24/7, Jacinda se ha enfrentado a un nivel de odio que, según mi experiencia, no tiene precedentes en nuestro país”, escribió en un comunicado la ex primera ministra neozelandesa Helen Clark. “Nuestra sociedad podría ahora reflexionar provechosamente sobre si quiere seguir tolerando la excesiva polarización que está haciendo de la política una vocación cada vez menos atractiva”.

Los analistas sostienen que las payasadas y la ira del bando “antiardernista” han cambiado las amarras de la política neozelandesa. “La misoginia, el odio, el nivel de la gente que aboga por la violencia, la gente que amenaza con ahorcar a políticos, eso no forma parte de la tradición política neozelandesa”, declaró a The Washington Post Alexander Gillespie, profesor de Derecho de la Universidad de Waikato.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Ardern pretende volver a la vida privada, al menos por ahora. Lo que ocurra en los próximos meses en Wellington no será responsabilidad suya, aunque muchos analistas buscarán sin duda su huella en los acontecimientos venideros. La forma de su salida también puede dejar su propia huella.

Trabajó todo lo que pudo durante todo el tiempo que pudo, y un legado que dejará es el hecho de que demostró el trabajo: lo que costaba ser líder y madre, y cómo al final costaba tanto que no podía en conciencia seguir haciéndolo, no de la forma que le hubiera gustado”, escribió Monica Hesse.

“Espero dejar a los neozelandeses con la convicción de que se puede ser amable pero fuerte, empático pero decidido, optimista pero centrado”, dijo Ardern al anunciar su dimisión. “Y que puedes ser tu propio tipo de líder: uno que sabe cuándo es el momento de irse”.