Luego de su épica victoria ante Boston, el Heat deja claro que necesita refuerzos para los playoffs

D.A. Varela/dvarela@miamiherald.com

Es verdad que el Heat está en la zona noble de la NBA, que sacó adelante un gran juego ante los Celtics sin su mejor hombre, que regaló un gran espectáculo también, pero eso no puede esconder la realidad.

Este es el peor equipo de Miami de los últimos años y con este grupo de jugadores no va a llegar muy lejos en los playoffs.

Tal vez sí con la mejor versión de cada jugador, pero lo que están mostrando la mayoría de ellos esta temporada es una inconsistencia que asusta.

Los únicos que se salvan de la quema son Jimmy Butler y Bam Adebayo, que como todo pueden tener algún que otro partido malo, sobre todo si arrastran lesiones, pero el resto incluyendo a Tyler Herro, el tercer mejor jugador del equipo está mandándole a voces un mensaje a Pat Riley: “no nos alcanza para ir por el título”.

El mercado cierra este 9 de febrero por lo que solo quedan 15 días para traer uno o dos refuerzos que eleven el nivel del equipo y sobre todo la consistencia.

Claramente en el quinteto titular hay tres puestos que están bien cubiertos: el de centro con Adebayo, el de delantero pequeño con Butler y el de escolta con Herro, aunque cuando no le entran los triples pierde fuelle.

Preocupan las últimas actuaciones de Kyle Lowry, a excepción del juego ante los Pelicans en el que terminó con 17 puntos.

Ante los Celtics solo anotó 2 cartones y en los partidos anteriores al de New Orleans apenas 5, 7 y 4 unidades.

Sin embargo el mayor problema sigue siendo que el Heat no tiene un verdadero delantero de poder.

Caleb Martin (9.9 puntos y 4.7 rebotes ) ha hecho un gran trabajo cubriendo el puesto, pero en verdad no es lo suyo. Se le aprovecha mandándolo a marcar al mejor jugador rival, a pelear cada balón y a batallar aprovechando sus cualidades atléticas.

Pero le falta imponerse en la pintura, tomar más rebotes y anotar mucho más. No hace falta que sea Anthony Davis, pero si alguien que pueda frenar a Anthony Davis, y Martin no tiene ni el tamaño ni el peso.

Ante los Celtics Martin (5 y 0) tuvo que salir por problemas de faltas y ante la ausencia de Nikola Jovic saltó a la cancha Haywood Highsmith, quien hizo el trabajo y fue clave en el triunfo con un doble-doble (15 y 10).

La cuestión es que en el próximo encuentro Highsmith ( 4.7 cartones y 3.9 rebotes) desaparece, al igual que otros como Gabe Vincent (9.5), quien ha anotado 5 y 7 puntos en los últimos dos encuentros y Max Strus (12.6), quien sumó dos partidos en blanco antes de anotar 13 unidades el martes ante Boston.

Todos ellos pertenecen a la segunda unidad junto a Victor Oladipo que poco a poco ha venido recuperando su mejor versión y es de las pocas buenas noticias del Heat.

Dewayne Dedmon ha sido desplazado por el jugador de dos vías Orlando Robinson desde el incidente con el entrenador Erik Spoelstra, mientras que Duncan Robinson y Omer Yurtseven se recuperan de sendas operaciones.

El delantero de poder que más le interesa a Miami es Jae Crowder (Suns de Phoenix), pero también podría llegar Kelly Olynyk (Jazz de Utah), quien también puede jugar de centro, o incluso Serge Ibaka (Bucks de Milwaukee), por citar algunos que pueden llenar el hueco y traer una mayor consistencia a Miami, pero sobre todo ayudar a Adebayo.

El centro del Heat pareció tener superpoderes en un final de película ante los Celtic pues defendió como un poseso, robó, dio tapones, clavó pelotas y anotó, incluyendo la canasta del triunfo.

Con esta actuación mandó un claro mensaje de que debe estar en el Juego de las Estrellas, pese a que no fue escogido en la votación popular.

Este viernes ante el Magic de Orlando otra vez en casa, el equipo de Miami buscará su tercer triunfo consecutivo, pero tendrá que dar el máximo pues estos equipos jóvenes con balance por debajo de .500 le suelen jugar muy bien.