La abuela de Baby Holly revela que habrá un feliz reencuentro tras la desaparición de 40 años de su nieta

·8  min de lectura
Baby Holly, que ahora tiene 42 años, sostiene una foto de cuando era una bebé con sus padres asesinados después de que los investigadores le informaran sobre su familia biológica (The National Center for Missing & Exploited Children)
Baby Holly, que ahora tiene 42 años, sostiene una foto de cuando era una bebé con sus padres asesinados después de que los investigadores le informaran sobre su familia biológica (The National Center for Missing & Exploited Children)

Apenas unos meses después de que Donna Casasanta (80 años) descubriera que su hijo, Harold Dean Clouse —a quien llama Junior y de quien se supo por última vez en 1980— había sido identificado como una víctima de asesinato sin resolver, su hija fue a su casa y le pidió que se sentara; el mismo día en que su hijo hubiera cumplido 63 años.

“Le dije: ‘No, Debbie, no me hagas esto’”, cuenta Casasanta a The Independent. “Porque cuando vinieron a decirme que habían encontrado a Junior, simplemente me derrumbé... Así que le dije: ‘Por favor, Debbie, no puedo. No quiero malas noticias, cariño. Simplemente no puedo. No más. No más’”.

Su hija Debbie, que vive a ocho cuadras de distancia, iba a compartir lo opuesto a “malas noticias”. En cambio, reveló que la bebé de Clouse, Holly Marie, que desapareció al mismo tiempo que él y su esposa, Tina Linn, hace cuatro décadas, había sido encontrada.

Y ella estaba viva y bien, casada con hijos y nietos en Oklahoma.

“Estaba abrumada”, dice Casasanta. “Estaba llorando de alegría, porque todos hemos estado rezando para encontrarla y que estuviera bien. Resultó que ella había tenido una familia que la cuidó y la crio como es debido... estábamos muy contentos por eso.”

No pasó mucho tiempo antes de que tuviera la oportunidad de ver y escuchar a su nieta perdida, a quien los investigadores rastrearon hasta su lugar de trabajo esta semana y le notificaron sobre su familia biológica. Junto con los genealogistas que identificaron al matrimonio asesinado y las autoridades investigadoras, Casasanta y su familia se unieron a una reunión virtual ese mismo día y finalmente vieron a Holly.

“Cuando la vi por primera vez, solo quería agarrarla y abrazarla”, le dice la abuela a The Independent. “Porque recuerdo abrazarla cuando era una bebé”.

Baby Holly Marie aparece con sus padres, Harold Dean y Tina Clouse, que fueron identificados en octubre como víctimas de un asesinato sin resolver cuyos cuerpos fueron descubiertos en una zona boscosa cerca de Houston en 1981 (Identifiers International)
Baby Holly Marie aparece con sus padres, Harold Dean y Tina Clouse, que fueron identificados en octubre como víctimas de un asesinato sin resolver cuyos cuerpos fueron descubiertos en una zona boscosa cerca de Houston en 1981 (Identifiers International)

Agrega: “Se parece mucho a su madre. Ella también tiene mucho de Clouse en ella; se parece mucho a algunos de mis hijos y... a su tía abuela”.

Casasanta, que esporádicamente rompe en llanto de felicidad y tristeza al compartir su historia, dice que Holly “tiene la voz suave de su madre... tiene la voz exacta de su madre”.

“Empecé a llorar, porque me encantaba decir eso… mi hijo consiguió una dulce mujer. Así fue. Pienso todo el tiempo, al verla, pienso en Tina”.

Recibir la noticia milagrosa en el cumpleaños de su difunto hijo, dice Casasanta, fue particularmente significativo y conmovedor.

“Lo tomé como un regalo del cielo”, le dice a The Independent. “Y creo que, cuando te quedas con el Señor y atraviesas las tormentas de la vida, y todos tenemos nuestras tormentas de la vida, hay una bendición al final de ese túnel”.

Después de enterarse de que su hijo había sido identificado y descubrir que Holly estaba viva y que pronto la conocería en persona, Casasanta dice que sintió una paz que no había tenido en más de cuatro décadas.

“Por primera vez en 42 años, pude volver a casa, acostarme esa noche y realmente dormir toda la noche”, dice. “Llevaba 42 años sin dormir de corrido, y esa es la verdad”.

Sin embargo, todavía hay muchas preguntas. Los Clouse se habían mudado con su pequeña hija de Florida a Texas poco antes de que desaparecieran. Cuando los familiares supieron de ellos por última vez en octubre de 1980, vivían cerca de Dallas, pero, en enero de 1981, sus cuerpos fueron encontrados a cuatro horas en coche en una zona boscosa cerca de Houston.

No fueron identificados sino hasta el año pasado, después de que dos genealogistas escogieran el caso sin resolver de John y Jane Doe, de 40 años, para investigarlo como un proyecto “mascota”. Terminaron descubriendo que la pareja asesinada eran los Clouse. Cuando notificaron a la familia, no tenían idea de que había un bebé involucrado en el caso, dice la genealogista Allison Peacock a The Independent.

Mientras Casasanta trataba de entender el hecho de que su hijo había sido asesinado, también preguntó: “¿Dónde está la bebé? ¿Dónde estaba la bebé? Tenía tantas esperanzas de que ella no haya estado con ellos cuando sucedió todo”, dice, refiriéndose a los asesinatos de su hijo y su esposa.

La genealogista Allison Peacock, que ayudó a rastrear las identidades de Baby Holly y de la propia mujer perdida hace tiempo, califica el descubrimiento como “un milagro” (Twitter/Allison Peacock)
La genealogista Allison Peacock, que ayudó a rastrear las identidades de Baby Holly y de la propia mujer perdida hace tiempo, califica el descubrimiento como “un milagro” (Twitter/Allison Peacock)

Peacock y su compañera genealogista, Misty Gillis, quedaron estupefactas con la revelación de Baby Holly, y se lanzaron a responder las mismas preguntas planteadas por Casasanta.

En un giro afortunado de los acontecimientos, el fiscal general de Texas, Ken Paxton, había creado recientemente una Unidad de casos sin resolver y personas desaparecidas. Dicha unidad empezó a aceptar casos en diciembre de 2021, semanas después de que identificaron a los Clouse.

Y la búsqueda de la desaparecida Baby Holly despegó en serio.

Peacock ayudó con los registros y las pruebas de ADN, menciona ella. Hace unos dos meses, los investigadores de repente estuvieron muy callados y ella sospechó que habían descubierto algo.

Esa noticia se reveló esta semana cuando las autoridades de Texas anunciaron que Baby Holly había sido encontrada y presentada virtualmente a sus exultantes parientes.

Pero el resto de los detalles sobre cómo Holly terminó escapando del destino de sus padres y viviendo en Oklahoma son escasos. Los oficiales compartieron parte de la información el jueves con la esperanza de que los miembros del público puedan aclarar el resto de la historia.

Baby Holly fue entregada en una iglesia de Arizona que “la acogió”, dijo el primer fiscal general adjunto, Brent Webster, en una conferencia de prensa en Austin.

“La familia que crio a Holly no es sospechosa en este caso. Dos mujeres que se identificaron como miembros de un grupo religioso nómada llevaron a Holly a la iglesia. Vestían túnicas blancas y estaban descalzas”.

Dijeron que eran miembros de un grupo religioso que creía en la “separación de los miembros masculinos y femeninos, practicaba hábitos vegetarianos y no usaba ni vestía artículos de cuero”.

Las mujeres “indicaron que habían dejado un bebé antes, en una lavandería”.

“Se cree que este grupo en particular viajó por el suroeste de los Estados Unidos, incluidos Arizona, California y posiblemente Texas. Hubo avistamientos de este grupo religioso alrededor de Yuma, Arizona, a principios de la década de 1980. Las mujeres miembros fueron vistas pidiendo comida en varios puntos de la ciudad”.

“A finales de diciembre de 1980 o principios de enero de 1981, los familiares de los Clouse recibieron una llamada telefónica de alguien que se identificó como la ‘hermana Susan’, quien explicó que llamaba desde Los Ángeles, California, y quería devolver el auto de Tina y Dean a su familia, explicó Webster. “Además, afirmó que Tina y Dean se habían unido a su grupo religioso y ya no querían tener contacto con sus familias. También estaban entregando todas sus posesiones”.

Webster dijo que la mujer pidió dinero a cambio de devolver el auto; la familia estuvo de acuerdo, pero contactó a las autoridades locales. Los familiares de la pareja desaparecida organizaron una reunión con la “hermana Susan” en el hipódromo de Daytona en Florida.

Se reunieron con dos o tres mujeres y “posiblemente un hombre”, dijo Webster. Los individuos también parecían ser miembros del grupo religioso.

Según los informes, las autoridades “detuvieron a las mujeres, pero no hay registro de un informe policial en el archivo que se haya encontrado hasta el momento”, dijo Webster, una situación común para un caso tan antiguo.

El auto devuelto pertenecía a la madre del desaparecido. Fue descrito como un AMC Concord de color rojo borgoña de dos puertas de 1978, dijo Webster.

Agregó que las autoridades creían que la pareja “probablemente fue asesinada en diciembre de 1980 o principios de enero de 1981”.

“Si tienen alguna información sobre estos asesinatos, les pedimos que se presenten”, dijo Webster. “Incluso si es una pieza de información que puede no ser evidencia concreta, necesitamos encontrar piezas del rompecabezas para resolver este crimen”.

Después de la conferencia de prensa, la abuela de Baby Holly hizo una solicitud similar de información al público.

“Tal vez recuerden algo sobre él que pueda ayudar a un detective, o tal vez puedan dar algún tipo de información que realmente pueda ayudar”, dice ella.

Ella se niega a hablar sobre las personas vestidas de blanco que devolvieron el automóvil que su hijo y su esposa habían estado usando.

“Hay cierta información que no puedo darles hasta que concluya esta investigación”, dice, mientras insta a las personas a explorar sus memorias en busca de cualquier detalle que puedan recordar sobre su hijo, su esposa y su bebé.

Todavía sigue asimilando la realidad de que Holly está viva y pronto podrá abrazarla, aunque Casasanta dice que nunca dejó de desear y rezar para que la encontraran a salvo.

“Mantuve la esperanza, porque nunca pierdes la esperanza”, le dice la abuela de Florida a The Independent. “Dios nos dice que nunca perdamos la esperanza, y yo seguí esperando ese milagro con la esperanza de que la encontráramos... Rezo tres o cuatro veces al día. Dije: ‘Padre, siempre hay una bendición al final de la tormenta; algo bueno sale de algo malo, siempre. Dios hará eso por nosotros...’”

“La bendición es Holly”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.