Zollner dice que la Iglesia debe asumir sus errores ante los casos de abusos

·3  min de lectura

Lisboa, 10 may (EFE).- La Iglesia Católica debe asumir los errores cometidos ante los casos de abusos sexuales a menores y pedir perdón a las víctimas, defendió hoy el jesuita Hans Zollner, miembro de la Comisión Pontificia para la Protección de Menores y uno de los mayores expertos mundiales sobre el tema.

Zollner hablaba en rueda de prensa en el marco de una conferencia sobre abusos a menores en el seno de la Iglesia organizada en Lisboa por la comisión que investiga el histórico de casos en Portugal, donde el responsable del Vaticano aseguró que la cultura católica "hace casi imposible" admitir errores y asumir responsabilidades.

"Hay una dificultad en afrontar mi propia responsabilidad. Hay algo en la cultura católica que hace casi imposible decir 'admito que me he equivocado y asumo las responsabilidades, dimito, hago una penitencia'", señaló el sacerdote jesuita.

El experto consideró que sólo se ha percibido en "los últimos cuatro o cinco años" que el problema de los abusos tiene una "perspectiva sistémica", y que las instituciones, incluida la Iglesia Católica, tienen "mecanismos" para defenderse a sí mismas y a sus integrantes "a costa" del sufrimiento.

"Es algo que no puedo entender racionalmente, por qué hacemos que sea tan difícil afrontarlo", se preguntó.

El sacerdote alemán fue uno de los participantes en la conferencia sobre abusos a menores en el seno de la Iglesia, que juntó tanto a miembros de la comisión independiente portuguesa como de otros países, así como expertos internacionales.

En estas comisiones lo importante "es que puedan hacer su trabajo de forma independiente, sin ninguna interferencia y que haya compromiso con los resultados encontrados", defendió Zollner, que consideró que en Portugal se ha dado "un paso adelante valiente".

AVANCES EN LA COMISIÓN PORTUGUESA

"Ha habido un esfuerzo muy serio para establecer la comisión y preparar el trabajo", dijo el jesuita sobre lo que ha visto en Portugal, y consideró que el hecho de que esté liderada por el reputado psiquiatra infantil Pedro Strecht es una "garantía" de su independencia.

La comisión portuguesa, integrada por expertos independientes de varios ámbitos aunque creada y financiada por la Conferencia Episcopal, empezó a trabajar el pasado enero y desde entonces ya ha recibido 326 testimonios sobre casos de abusos.

La cifra fue avanzada durante la conferencia por una de las integrantes de la comisión, la socióloga Ana Nunes de Almeida, que explicó que además de estos testimonios directos hay "otras personas que dicen que fueron víctimas de abusos", por lo que el número asciende a "muchos, muchos centenares".

Entre los casos validados hay más víctimas hombres que mujeres, de todas las regiones del país, edades y niveles de escolaridad, y se registraron todo tipo de abusos.

Hace un mes, el número de testimonios ascendía a 290 y de esos 16 no habían prescrito, por lo que fueron remitidos a la Justicia.

El coordinador de la comisión, Strecht, señaló este martes que se enviarán más casos a la Fiscalía en breve, sin precisar el número.

COLABORACIÓN DE LOS OBISPOS

Además de recibir testimonios de víctimas, la comisión portuguesa también podrá recabar información a través de los archivos históricos de las diócesis, después de que la Iglesia lusa acordase abrirlos recientemente.

Estos archivos serán estudiados por un equipo de historiadores y archivistas designado por Strecht.

El líder de la comisión aseguró además que ninguno de los obispos de las 21 diócesis portuguesas se ha negado a colaborar, después de que el mes pasado avanzase que algunos no habían respondido a sus solicitudes de entrevista.

Strecht precisó este martes que fue una cuestión de calendario: "De verdad y sin ninguna duda, esas entrevistas o ya se han realizado o están marcadas en agenda. No falta la colaboración de nadie", dijo.

En la conferencia, realizada en la Fundación Calouste Gulbenkian, estuvieron también presentes el español Javier Cremades y el alemán Martin Pusch, de los despachos de abogados que conducen la auditoría a los abusos en esos dos países europeos.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.