Zimbabue amenaza con dejar la CITES si no puede vender marfil y elefantes

·3  min de lectura

Harare, 18 may (EFE).- Zimbabue ha amenazado con abandonar la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) si no se le permite vender sus existencias de marfil o exportar elefantes vivos, según informó hoy el Gobierno zimbabuense.

En declaraciones publicadas por el diario estatal The Herald, el ministro zimbabuense de Medio Ambiente, Mangaliso Ndlovu, afirmó que su país buscará la oportunidad de vender parte de su marfil por valor de 600 millones de dólares para financiar la conservación de la vida silvestre en la décimo novena Conferencia de la Partes (COP19) de CITES, prevista para este noviembre en Panamá.

"Tenemos claro que no vamos a CITES a rogarle. Vamos a CITES a presentar nuestra fuerte posición, una posición que estamos dispuestos a defender, incluso si eso significa estar fuera de CITES", advirtió Ndlovu.

La población de elefantes de Zimbabue está incluida en el Apéndice 2 de CITES, que restringe el comercio de productos de marfil y limita la exportación de esos paquidermos vivos a otros países africanos.

Zimbabue, al igual que otros países del sur de África, también tiene un problema creciente de conflicto entre humanos y vida silvestre, en el que las comunidades de elefantes y las personas chocan cada vez más.

Sesenta personas han muerto y cincuenta han resultado heridas por ataques de elefantes en Zimbabue en lo que va de año, según indicó el pasado día 10 el portavoz del Gobierno zimbabuense, Nick Mangwana

Ndlovu dijo que Zimbabue se quedó con "opciones limitadas" para lidiar con su población de elefantes, que, según él, crece a un ritmo de hasta el ocho por ciento por año.

"Cuando tenemos la oportunidad de generar ingresos para apoyar la conservación, CITES viene y cierra esa ventana", lamentó el ministro.

"Si esta (reunión de noviembre) de CITES no es decisiva en este asunto crítico, no nos quedará otra opción que optar por el sacrificio o tal vez considerar abordar nuestros asuntos fuera de CITES", zanjó.

Zimbabue no ha sacrificado sus manadas de elefantes para limitar el crecimiento de la población desde la década de 1960, y los grupos defensores del bienestar animal se opondrían firmemente a una medida tan drástica.

Trevor Lane, jefe del grupo conservacionista Bhejane Trust, con sede en las Cataratas Victoria (oeste), declaró a Efe que las autoridades de Zimbabue esgrimen "un punto válido" al querer vender su marfil.

"Han acumulado esta reserva y ,si hay una forma legítima de deshacerse de ella, ¿por qué no? Detener el comercio de cuernos de rinoceronte no ha detenido la caza furtiva de rinocerontes, eso es seguro”, señaló Lane, quien matizó que cualquier venta de marfil debería ser monitoreada de cerca.

"No se puede simplemente entregar un cheque en blanco. Si se va a destinar a la conservación, debe firmarse con grupos conservacionistas en conjunto con los parques nacionales", agregó el jefe de Bhejne Trust.

Zimbabue tiene previsto celebrar una cumbre regional sobre los elefantes la próxima semana, a la que asistirán ministros de Medio Ambiente de catorce países africanos y representantes de China y Japón.

Ndlovu adelantó que un objetivo clave es desarrollar "una posición que llevaríamos a CITES desde África sobre cómo la conservación debería financiarse a sí misma".

Zimbabue asegura tener una población de elefantes de alrededor de 90.000, que es mucho más de lo que el país puede sostener, según las autoridades.

El Gobierno zimbabuense atribuye esa población, la segunda más alta de África después de Botsuana, a las actividades de conservación y lucha contra la caza furtiva. EFE

om/pa/ess

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.