Tercera marcha de Zidane tras su primera temporada en blanco

·4  min de lectura

Madrid, 27 may (EFE).- Zinedine Zidane ha cerrado su tercera etapa al frente del Real Madrid, como en las otras dos ocasiones teniendo contrato en vigor, esta vez tras acabar por primera vez una temporada sin lograr título alguno pero con su estatus de leyenda y de ganador intacta.

Cinco días después de cerrar la campaña 2020/21, en la que el conjunto blanco, asolado por las bajas, tuviera que conformarse con la semifinal de la Liga de Campeones y ser segundo en LaLiga Santander, se ha confirmado lo que era casi un secreto a voces.

El técnico francés pone así fin a una tercera etapa en la 'Casa Blanca' a la que regresó en marzo de 2019 a petición del presidente Florentino Pérez para reflotar al equipo que había dejado 284 días antes.

En su segunda etapa en el banquillo madridista Zidane llevó al equipo a ganar la Supercopa de España en 2020 en Arabia Saudí ante el Atlético de Madrid, y en la convulsa campaña 2019/2020, marcada por el parón del coronavirus, al título liguero tras una recta final intachable en la 'resolución express' del torneo.

Cuando puso fin a su carrera futbolística en activo fue también de forma similar. Tenía contrato en vigor, pero decidió que el encuentro frente al Villarreal (3-3) del 7 de mayo de 2006 colgar las botas.

Siguió cerca del club hasta que en junio de 2013 se convirtió en asistente del italiano de Carlo Ancelotti, con el que colaboró en la consecución de la Copa del Rey la ansiada Décima en Lisboa ante el Atlético de Madrid y un año después fue nombrado entrenador del Real Madrid Castilla.

Fue el paso previo a llegar al banquillo del primer equipo. El 4 de enero de 2016 fue designado entrenador en sustitución de Rafa Benítez y abanderó la segunda edad dorada del club con numerosos éxitos.

De trece títulos posibles cuando tomó el relevo en el banquillo de Rafa Benítez, el Real Madrid logró con Zidane nueve, las tres históricas Ligas de Campeones consecutivas que elevaron la cifra a trece, una Liga (2016/17), dos Supercopas de Europa (2016 y 2017), dos Mundiales de Clubes (2016 y 2017) y una Supercopa de España (2017).

El 31 de mayo de 2018 no ofreció apenas detalles sobre los motivos auténticos para no continuar y aseguró que aunque no era un día bueno tampoco era un día triste. Esta vez aún no se ha manifestado públicamente.

Reiteró por activa y por pasiva que era el mejor momento de dejar el cargo, en la cima, en pleno éxito, y sin tener seguro que el equipo iba a poder seguir ganando con él en el banquillo, algo que, tras atender a la petición de Florentino Pérez, ha conseguido en esta segunda etapa en el banquillo con la Supercopa y LaLiga Santander en 2020.

Pero de nuevo el desgaste y una temporada muy dura en la que al final no ha encontrado el refrendo de más títulos acaban con un nuevo adiós del francés, nacido en Marsella el 23 de junio de 1972, 'Zizou', cuyo 'matrimonio' con el club blanco empezó cuando llegó al Santiago Bernabéu el 10 de julio de 2001, hace casi veinte años, procedente del Juventus.

Como jugador se ganó el corazón del madridismo, ganó una Liga de Campeones en 2002 como gran protagonista, con uno de los mejores goles de la historia, una Liga, dos Supercopas de España y una de Europa y un Mundial de Clubes, y además encandiló con su fútbol mágico dentro del llamado equipo de los 'galácticos'.

Antes habían quedado atrás sus inicios en el Cannes, su periplo en el Girondins de Burdeos (1992-1996) y su irrupción estelar en el Juventus (1996-2011), con el que ganó dos ligas, una Supercopa italiana, entre otros títulos, pero le faltó la Champions, para la que tuvo que esperar a llegar al Bernabéu.

En su extenso y exitoso palmarés como jugador brilla con luz propia el título mundial obtenido en París en 1998, también con él como gran abanderado y líder de aquella selección gala que derrotó en la final a Brasil con un doblete suyo, así como la Eurocopa de 2000.

La cruz de la moneda la vivió en Alemania 2006, cuando Italia le arrebató la gloria y además fue expulsado por propinar un cabezazo a Marco Materazzi. Era una despedida triste, la primera de su espectacular carrera que escribe ahora su tercer adiós.

José Antonio Pascual

(c) Agencia EFE