Zelenski intenta abrir un nuevo corredor humanitario

·1  min de lectura

Ucrania hará este sábado un nuevo intento para evacuar a los civiles de Mariúpol (sureste), en gran parte controlada por el ejército ruso, mientras los llamados a una tregua con motivo de la Pascua ortodoxa parecían haber caído en saco roto.

"Hoy volvemos a intentar evacuar a las mujeres, los niños y las personas mayores", dijo en su cuenta de Facebook la vice primera ministra ucraniana, Iryna Verechtchouk, añadiendo que los civiles habían empezado a reunirse cerca de un centro comercial de la ciudad.

Este nuevo intento para evacuar Mariúpol ocurre un día después de que un alto cargo militar ruso dijera que "la segunda fase de la operación especial" - como Moscú denomina a su invasión de Ucrania - acababa de comenzar.

Rusia prioriza ahora "establecer un control total sobre el Donbás y el sur de Ucrania", dijo el viernes Rustam Minnekayev, subcomandante de las fuerzas del distrito militar del centro de Rusia.

De ese modo, agregó, se establecería "un corredor terrestre" entre los territorios separatistas prorrusos de Donetsk y Lugansk, en la región oriental del Donbás, con la península de Crimea, anexionada por Rusia en 2014.

La conquista del sur de Ucrania permitiría además ayudar a los separatistas de la región moldava de Transnistria, "donde también observamos casos de opresión de la población de habla rusa", afirmó el oficial, levantando preocupación en Moldavia.

Ucrania, que ha recibido en los últimos días sustanciales ayudas militares de los países occidentales, continúa asegurando que puede rechazar el avance ruso, pero reclama también una tregua durante la Pascua ortodoxa. Pero según su presidente Volodimir Zelenski, Moscú la rechazó.


Leer más

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.