Nueva Zelanda planea gravar a los agricultores por los eructos de vacas y ovejas

·2  min de lectura

Nueva Zelanda tiene la intención de gravar los eructos de ovejas y vacas en un intento por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según el esquema, los agricultores tendrán que pagar un cargo basado en el volumen total de emisiones de su ganado. De aprobarse la propuesta, el país se convertiría en el primero del mundo en dar este paso.

Se incentivará a los agricultores para que reduzcan sus emisiones a través de aditivos para pienso, mientras que se les alentará a compensar la contaminación con la plantación de árboles.

Nueva Zelanda tiene aproximadamente 10 millones de cabezas de ganado y 26 millones de ovejas, pero solo 5 millones de personas.

En un país donde el ganado supera en número a los humanos en dos a uno, el metano constituye una proporción significativa de todas las emisiones agrícolas, que a su vez representan la mitad de la contaminación atmosférica general del país.

“No hay duda de que necesitamos reducir la cantidad de metano que emitimos a la atmósfera. Un sistema efectivo de fijación de precios de las emisiones para la agricultura desempeñará un papel clave en la forma en que lo logremos”, dijo James Shaw, ministro de Cambio Climático de Nueva Zelanda, dijo.

El borrador del plan, que fue elaborado por ministros y representantes de la comunidad agrícola, se someterá a votación a finales de este año.

“Nuestras recomendaciones permiten la producción sostenible de alimentos y fibras para las generaciones futuras, al mismo tiempo que desempeñan un papel justo en el cumplimiento de los compromisos climáticos de nuestro país”, dijo Michael Ahie, quien dirige He Waka Eke Noa, una asociación de acción climática.

En octubre pasado, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, prometió que su país reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero en un 50 por ciento para 2030.

“Si bien somos un pequeño contribuyente a las emisiones globales, como país rodeado de océanos y una economía que depende de nuestra tierra, no somos inmunes al impacto del cambio climático, por lo que es fundamental que hagamos nuestro esfuerzo”, dijo en ese momento.

“El cambio climático es una prioridad para el gobierno porque es una amenaza para nuestra economía, nuestro medio ambiente y nuestra vida cotidiana”, agregó Ardern.

La administración de Ardern había sido criticada anteriormente por eximir al sector agrícola de sus reformas verdes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.