Nueva Zelanda: despidieron a nueve empleados aduaneros que rechazaron la vacuna

·2  min de lectura
Reencuentro de familiares tras la medida tomada por los gobiernos de Australia y Nueva Zelanda permite viajar entre ambos sin tener que efectuar cuarentena al llegar a destino.
AFP

Al menos nueve trabajadores de la Aduana de Nueva Zelanda fueron despedidos por negarse a recibir la vacuna contra el Covid-19. En ese país, desde el 20 de abril se hizo obligatorio la inoculación de todos los empleados de las instalaciones de aislamiento y cuarentena, así como de las agencias gubernamentales que trabajan en la frontera. Quienes se negaran, serían relocalizados a otras funciones.

Según The New York Times, India y Sudamérica son los escenarios del nuevo pico global de Covid-19

Según el diario local The Straits Times, los trabajadores fueron despedidos después de negarse a recibir la vacuna y de que no se pudieron encontrar roles alternativos para ellos.

La primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern
La primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern


La primera ministra de Nueva Zelanda Jacinda Ardern

En febrero, la primera ministra, Jacinda Ardern, había asegurado que el gobierno no haría que la vacuna fuera obligatoria para el personal de primera línea y que aquellos que la rechazaran serían trasladados a puestos secretos.

Una de las trabajadoras despedidas, le dijo a ese medio que no quiso inocularse porque sentía que no había riesgo suficiente en su función, que era la de monitorear los barcos internacionales para asegurar que las tripulaciones estuvieran tomando suficientes precauciones contra los contagios de Covid-19.

En un comunicado, la subdirectora ejecutiva de Aduanas para personas y capacidad, Jacinda Funnell, dijo que no se pudo encontrar ningún otro trabajo para reasignar a los nueve trabajadores que tenían un empleo de plazo fijo en la frontera marítima, de acuerdo con lo que indicó hoy The Guardian.

Nitazoxanida. Avanzan en el país dos estudios sobre uno de los fármacos que interesa a la OMS

“Lamentamos que estas personas hayan tenido que dejar su empleo y entendemos la difícil situación que les resulta”, dijo Funnell en el comunicado.

Por otra parte, informó que alrededor del 95% del personal de primera línea de Aduanas que debía vacunarse había recibido su primera dosis y el 85% había recibido la segunda.

En abril, el Ministerio de Salud había determinado como requisito legal que cualquier persona que trabajara en entornos fronterizos de alto riesgo debía vacunarse antes de la fecha límite del 1 de mayo.

El cuestionable método de una experta en finanzas para jubilarse con US$6 millones

En ese sentido, la Fuerza de Defensa de Nueva Zelanda amenazó con despedir a los miembros del servicio que se negaran a vacunarse contra el Covid-19.

Los sindicatos de Nueva Zelanda se han pronunciado en contra del despido de los trabajadores que rechazan la vacuna, diciendo que deberían ser redistribuidos en su lugar. El sindicato de la Asociación de Servicios Públicos ha dicho que el personal fronterizo no vacunado “debe ser reasignado y sus derechos laborales deben protegerse”.