Nueva Zelanda acelera campaña de vacunas contra el COVID-19

·1  min de lectura
CORONAVIRUS-NUEVA ZELANDA (AP)
CORONAVIRUS-NUEVA ZELANDA (AP)

Nueva Zelanda acortará la brecha entre la segunda dosis de la vacuna contra el COVID-19 y los refuerzos y retrasará la reapertura gradual de sus fronteras en medidas anunciadas el martes para mantener a raya la variante ómicron del coronavirus.

El ministro de Respuesta al COVID-19, Chris Hipkin, dijo a los periodistas que el gobierno acordó un “conjunto de medidas de precaución” a la luz de la amenaza que representa la cepa ómicron.

La brecha entre la segunda dosis de la vacuna y el refuerzo se reducirá de seis a cuatro meses, lo que significa que 82% de los neozelandeses vacunados deberán recibir su tercera vacuna en febrero.

Hasta ahora, las estrictas regulaciones fronterizas de Nueva Zelanda han logrado evitar que ómicron se propague en la comunidad. Los únicos casos reportados hasta ahora han sido en viajeros que se encuentran aislados.

“Los consejos de salud pública sugieren que pronto todos los casos que ingresen a nuestra frontera, a nuestras instalaciones de aislamiento administradas, serán la variante ómicron”, dijo Hipkins. “Ya sabemos que las vacunas de refuerzo aumentan significativamente la inmunidad de un individuo, reduciendo la propagación y la gravedad del COVID-19”.

Los planes para permitir que los viajeros de Australia se aíslen voluntariamente a partir del 17 de enero, en lugar de estar en aislamiento controlado, se retrasaron hasta finales de febrero.

Hipkins dijo que el estado australiano de Nueva Gales del Sur ahora espera registrar 25.000 contagios por día para fines de enero y señaló que abrir la frontera a mediados de enero como estaba planeado simplemente “presenta un riesgo demasiado alto en este momento”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.