Zaporizhia: al menos 25 civiles muertos tras ataque a convoy humanitario

© Reuters/stringer

Al menos 25 personas murieron y decenas resultaron heridas este 30 de septiembre en lo que Ucrania asegura fue un ataque con misiles rusos contra un convoy de autos de civiles, en Zaporizhia. Los hechos ocurrieron horas antes de que el presidente ruso Vladimir Putin firmara el decreto para anexionar esa zona del país y otras tres regiones, a pesar del rechazo internacional.

Decenas de cuerpos yacen en las calles y otros en los vehículos donde se transportaban. Un gato también está muerto junto a un joven en el asiento trasero de su coche. Los autos están repletos de pertenencias, mantas y maletas. Es la escena tras el impacto de tres misiles S300 contra un convoy de civiles, en Zaporizhia, sur de Ucrania.

Kiev señala que el ataque, que deja al menos 25 personas muertas y decenas de heridos, fue perpetrado por las tropas rusas que ocupan varias localidades de esa región.

La caravana se estaba reuniendo a las afueras de la ciudad homónima para salir del territorio ucraniano controlado por Kiev con el fin de visitar a familiares y entregar suministros en un área ocupada por Rusia, aseguraron las autoridades.

Pero entonces, las ventanillas de los autos reventaron por el impacto de los misiles y sus costados quedaron rociados por fragmentos de munición, indicó un testigo a Reuters.

El Ejército ruso "sabe que aquí se forman columnas para ir a los territorios ocupados. Tenían las coordenadas (…) No es un golpe coincidente. Es perfectamente deliberado", afirmó el coronel Sergey Ujryumov, jefe de la unidad de eliminación de explosivos del departamento de Policía de Zaporizhia.

Rusia niega haber atacado deliberadamente a civiles. Vladimir Rogov, un funcionario de la administración instalada por el Kremlin en la región culpó de la agresión a las fuerzas ucranianas.

La región donde ocurrió la embestida es una de las cuatro que Vladimir Putin anexionará este 30 de septiembre de manera formal, tras unos cuestionados referendos que la comunidad internacional denuncia como “falsos” e “ilegales”.

“El enemigo está furioso y busca venganza por nuestra firmeza y sus fracasos. Destruye cínicamente a los ucranianos pacíficos porque perdió todo lo humano hace mucho tiempo”, sostuvo el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski.

Putin firmó el decreto con el que se anexiona cuatro regiones ucranianas

En el vecino país, el presidente ruso Vladimir Putin formalizó la anexión de los territorios de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, y Jersón y Zaporizhia, en el sur del país invadido.

En las últimas horas, el presidente de la Duma estatal, Vyacheslav Volodin, un aliado clave de Putin, aseguró que el líder del Kremlin notificó a la Cámara Baja del Parlamento sobre sus planes para la adjudicación, un paso técnico hacia la anexión por parte de Moscú.

En efecto, el mandatario ruso firmó el decreto con el que formalizó esa medida y anunció que su país defenderá su tierra "con todas las fuerzas y medios".

Putin llamó a Ucrania a poner fin a las hostilidades, que ya cumplen siete meses y miles de víctimas, y volver a la mesa de negociaciones; una invitación que llega tras la anexión "definitiva" de las regiones ucranianas en disputa después de la realización de referendos en esas regiones que se llevaron a cabo entre el pasado 23 y 27 de septiembre.

Kiev, Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros gobiernos, aseguran que las votaciones se desarrollaron bajo coerción a la población por parte de las tropas invasoras. Según las autoridades electorales impuestas por Moscú, las consultas respaldaron al “Sí” de la anexión con hasta un 96%.

Con la anexión de las cuatro regiones ucranianas a pesar del rechazo internacional y mientras las hostilidades en el terreno siguen sumando víctimas –como en Zaporizhia–, la guerra en Europa del Este entra en una nueva fase que sobrepasa las estimaciones de un conflicto que tiene sumidas en la incertidumbre a las poblaciones en confrontación.

Con Reuters, AP y medios locales