Zacahuil, el platillo potosino que deleita en Xcaret

·2  min de lectura

SAN LUIS POTOSÍ, SLP., septiembre 20 (EL UNIVERSAL).- En el marco de las fiestas patrias, se llevó a cabo en Quintana Roo el evento denominado "Fiesta Mexicana, las mejores cocineras de los 32 estados de México", organizado por el hotel Xcaret y Xcaret Arte; donde dos cocineras tradicionales originarias del municipio de San Antonio, San Luis Potosí, presentaron la riqueza gastronómica de la Huasteca potosina mediante un suculento Zacahuil.

El reconocido hotel, famoso por resaltar las raíces y tradiciones mexicanas, celebró el aniversario de la Independencia de México con una fiesta en la que las cocineras originarias de cada uno de los estados participaron con una estación para ofrecer un platillo típico de su estado.

Juana Rubio Ramos y Ma. Marciana Romero Hernández, habitantes de la comunidad de Tanchahuil del municipio de San Antonio viajaron a la Riviera Maya invitadas por ambos hoteles, dónde en su stand ofrecieron el sabor de uno de los platillos más emblemáticos de la Huasteca potosina.

En este magno evento del 15 de septiembre, las cocineras pudieron convivir, interactuar y trabajar con cocineros de las 32 entidades y con dos chefs reconocidos, de mucha experiencia quienes ostentan estrellas Michelin, una distinción que se les otorga por la calidad de su cocina.

El zacahuil es un platillo imperdible en la Huasteca potosina, además de ser delicioso, tiene gran significado para los pueblos originarios, quienes ejecutan cuidadosamente cada proceso para este tamal que puede llegar a medir hasta 5 metros.

El nombre de este preparado en lengua náhuatl significa: "zacate o con sabor a zacate", actualmente, el zacahuil es envuelto con hojas de plátano y se prepara con masa de maíz martajada, manteca de cerdo, carne de pollo (o guajolote) y puerco, y diversos tipos de chiles y especias; todo se mezcla con la masa mientras al guiso se le van colocando algunos trozos de carne (de ambos animales) para después, envolverlo con varias capas de hojas de plátano. Finalmente, el tamal se deja cocer en un horno de leña o en el texcal (horno que se cava bajo la tierra para preparar el zacahuil).

La creencia de los pueblos indígenas señala que el zacahuil -ya preparado- se deposita en el texcal hacia la una o dos de la tarde, "pero no se saca sino hasta las primeras horas del día siguiente".

En las calles de los pueblos de la huasteca potosina es muy común encontrarlo en cualquier esquina, se come caliente, se agrega un poco de limón y según el gusto con algunas verduras en escabeche.