Zabaleta aprendió del abrazo que no recibió

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 15 (EL UNIVERSAL).- "En las ausencias de los abrazos es en lo que uno se fija, en lo que te hace falta no en lo que te sobra", asegura Susana Zabaleta, quien durante cuatro años se dedicó a indagar acerca del significado de los abrazos y lo que obtuvo lo transformó en un libro.

El otro libro de los abrazos o por el hueco de la armadura es la primer obra que la actriz y cantante escribe a sus 56 años.

Lo hizo junto a la fotógrafa Mariana Gruener, con quien además recopiló imágenes de fotógrafos mexicanos que retrataron abrazos en todo México.

"Siempre se me hacía muy ridículo que la gente se abrazara, me parecía cursi y después me puse a averiguar por qué yo todos los abrazos los ponía en el modo sexual y de eso se trata este libro, de mi experiencia personal acerca de la ausencia de los abrazos y reúne toda la información que se recopiló por este ejercicio, me iba a los museos a recibir abrazos y fue ahí donde aprendí", contó Susana en entrevista con EL UNIVERSAL.

Además de este proyecto, que estará a la venta en la primera semana de diciembre, también estrenará la obra Amor, dolor y lo que traía puesto, vía streaming el 21 de noviembre a las 20:30 horas.

Se trata de una puesta en la que comparte junto a actrices como Sivlia Pinal y Diana Bracho.

Habla acerca de lo significativas que pueden llegar a ser las prendas de ropa.

"Podría llamarse algo frívolo pero yo no lo considero así porque la ropa puede contar cualquier historia de la vida desde una bolsa, unos calcetines o una ropa interior".

"Yo por ejemplo, tenía un overol que tenía que ver con muchas épocas de mi vida, lo usé hasta cuando estaba embarazada, lo usé desde la Escuela Superior de Música y Danza, lo usaba para bailar", recordó.

El 26 de noviembre también será parte de un ejercicio teatral virtual dentro del festival Drama Fest/ DramaZoom, con la obra Una mujer en su mundo camina contenta, donde interpreta a Yoko Ono.

"Me siento muy identificada con Yoko porque fue una mujer muy juzgada y eso nos pasa a todas las mujeres y en lugar de ser solidarias con nosotras mismas somos muy cabronas", consideró la intérprete.

"Es como un ensayo grabado yo voy a leer, pero al mismo tiempo Sixto Castro me va a estar dirigiendo, es un ejercicio muy honesto porque es como si entraran a nuestro mundo del actor y vean que es lo que pasa en nuestro entorno", detalló.