Yuli Gurriel es agente libre. ¿Qué pasará con el cubano para la próxima temporada?

macclachy-wires

El pasado 6 de noviembre Yuli Gurriel pasó a la lista de agentes libres. Y en estos momentos, muchos simpatizantes del cubano se preguntan: ¿Qué posibilidades tiene para firmar un buen contrato un pelotero con 38 años de edad?

Existen tres factores importantes para que un jugador de esa edad logre un buen acuerdo con algún equipo:

1-Que el jugador mantenga un buen rendimiento.

2-Que no esté lesionado.

3-Que ese pelotero de 38 años se ajuste en salario y calidad a la necesidad de una novena.

Sobre estos tres puntos, Gurriel tiene dos a su favor: El primero es que demostró al final de la temporada regular y en toda la fase de postemporada que todavía puede batear el pitcheo de Grandes Ligas. El segundo es que varios elencos necesitan de un buen inicialista.

El elemento que resulta una incógnita es que sufrió una lesión en su rodilla en el quinto partido de la Serie Mundial que lo llevó a salir de la nómina de su equipo para el siguiente juego. Si la lesión lo sigue afectando para seguir actuando con un buen nivel, entonces la situación se le complica y es posible que se convierta en el final de su carrera.

De encontrarse en buenas condiciones físicas debe recibir la oportunidad con algún equipo que esté buscando una buena primera base.

En su caso, la firma debe ser por una temporada y en base al mercado puede recibir un salario por encima de los $7 millones. Y lo más conveniente para el antillano es actuar con una novena de la Liga Americana donde pueda alternar como inicialista y bateador designado.

Gurriel jugó durante 15 temporadas entre la Liga Cubana y Japonesa (1). En la isla debutó en 2001/02 con 17 años, y a los 18 integró por primera vez el equipo Cuba actuando en 15 torneos internacionales.

Estos fueron un Clásico Mundial (2006), dos Juegos Olímpicos (2004-08), cinco Copas Mundiales (2003-05-07-09-11), tres Copas Intercontinentales (2002-06-10), tres Juegos Panamericanos (2003-07-11) y uno en Juegos Centroamericanos y del Caribe (2006).

En Grandes Ligas se inició en 2016 con 32 años donde en siete temporadas promedia .284, cuatro de ellas por arriba de .290 y más de 75 impulsadas, con una de 104. A la vez, conquistó una corona de bateo en 2021 (.319) que le sirvió para ser el sexto jugador con más edad en hacerlo y el segundo entre los peloteros cubanos (el otro fue Tony Oliva).

A la defensa ganó el premio Guante de Oro para ser el segundo inicialista de los Astros en lograr este galardón (el otro fue Jeff Bagwell).

El cubano también es uno de los cinco jugadores de béisbol que han ganado con su equipo en Juegos Olímpicos (2004) y en Series Mundiales de Grandes Ligas (dos de cuatro).

Cuando vemos su historial luego de iniciarse con 32 años en el mejor torneo del mundo, nos preguntamos: ¿Cuáles serían sus números de haber comenzado en Grandes Ligas al menos con 21?. Y aunque no podamos asegurar una respuesta por no haber ocurrido, el pensamiento lógico nos dice que su carrera hubiera sido sobresaliente.

Sumando sus 22 temporadas entre Cuba, Japón y Estados Unidos, el Yuli promedia para .316, con 1,478 impulsadas, 348 jonrones, .383 de embasamiento y .911 de OPS en 7,925 turnos, estadísticas que lo ubica por derecho propio entre los peloteros cubanos más destacados de la historia.

Gurriel todavía posee algo de dinamita en su bate. Tiene experiencia. Su mascotín es excelente, siendo con su .995 de promedio el inicialista número 23 de todos los tiempos con mayor seguridad a la defensa. Por estos factores y considerando que se encuentre en buenas condiciones físicas, aún puede servir de ayuda para cualquier equipo.

Todos queremos verlo de nuevo en 2023 con un uniforme de Grandes Ligas.

Yuli Gurriel lo merece.