La influencer Anna Sarelly lanzó su propio vino y la acusan de reetiquetar botellas de otra marca

Animal MX
·3  min de lectura

Un nuevo chismesito de influencer llegó a nuestras vidas: Anna Sarelly, una youtuber (con más de 2.7 millones de suscriptores) que se dedica a hacer tutoriales de maquillaje, es acusada de vender vino en pésimas condiciones.

Así que, sí estás listo, ¡que pase la chisma calientitaaa!

Resulta que Anna Sarelly decidió expandir su influencia: además de armarse tutoriales de belleza y maquillaje, lanzó su propia marca de vinos.

Para esto, se alió a la vinícola española Bornos Bodegas y Viñedos, y puso a la venta sus vinos Ivanna, un rosado de uvas garnacha y graciano, y un tinto al que nombró Roxxana.

Todo bien hasta ahí… hasta que llegó el momento de la verdad: sus clientas se quedaron esperando días sus pedidos, algunos nunca llegaron, otras botellas las recibían rotas e, incluso, hubo quienes denunciaron en redes que llegaban con olor a orines.

Mira las críticas que recibió Anna Sarelly por sus vinos:

Sam fue una de las afectadas:

Hay quienes acusan que la influencer únicamente reetiqueta las botellas de Bornos con su marca, pero las vende más caras:

Además, hay personas que sí recibieron su paquete que aseguran que Anna Sarelly únicamente quitó el marbete de las botellas de la vinícola española (el marbete es la etiqueta de control fiscal y sanitario de la Secretaría de Hacienda) y reetiquetó sus botellas.

Por si eso no fuera poco, el vino sin etiqueta de Anna Sarelly cuesta entre 230 y 270 pesos, pero el que ella vendió (que es el mismo), puede tener un precio mucho más alto.

¿Qué respondió Anna Sarelly sobre su vino?

A pesar de unos días antes del lanzamiento, la influencer confesó en videos que se sentía preocupada por la logística de empaquetado y distribución de su marca de vino, decidió lanzarlo.

En videos retomados por la cuenta @whatthefake en Instagram se muestra a Sarelly preocupada tres días antes del lanzamiento de la marca porque “todavía no sé ni qué caja les voy a dar”.

Finalmente, después de todos los mensajes y reclamos que recibió y que se hizo tendencia en Twitter, la youtuber de maquillaje ofreció una disculpa pública en su cuenta de Instagram.

Explicó que desde un inicio tuvo problemas de logística pero “según yo todo solucionado”, por lo que se animó a iniciar con el proceso de venta y envío a través de la empresa de paquetería Estafeta.

Los problemas, dijo, iniciaron cuando entró el semáforo rojo en Ciudad de México y sus proveedores de etiquetas y cajas no le pudieron entregar a tiempo el material solicitado, “ahí empezaron poblemas de logística de terceros que ya no dependían de mí porque entró el semáforo rojo”.

“Al final de cuentas no es echarle la culpa a terceros, es mi marca y yo soy la cara (…) 100% entiendo las quejas de la gente con el retraso y los envíos, ahí una disclpa. No hay otra más que aprender y mejorar logística, anticipar cosas con proveedores, también ya cambiamos proveedores”.

Además, aseguró que la empresa de paquetería Estafeta rompió sus paquetes y no le avisó a tiempo, “nos dijeron: rompimos un chorro de paquetes, pero como es alcohol y es líquido no nos hacemos responsables y no lo vamos a entregar“.

También debes ver:

Camillero en México renuncia y quema su uniforme porque no le aplicaron la vacuna contra COVID-19

¿TikTok se quedó sin música?: la extraña tendencia de bailar el jingle de una medicina contra la gastritis

Hospital público en México pide miles de pesos para entregar el cuerpo de una víctima de COVID-19

EN VIDEO: Enfurece conductor de transporte público y golpea con extintor a quien le reclamó por tirar basura