YPF: mejoró la oferta de canje para conseguir mayor adhesión a su reestructuración de deuda

Sofía Diamante
·4  min de lectura
El vencimiento del canje es este viernes y la empresa espera conseguir una adhesión mayor para reestructura el bono que vence el próximo 23 de marzo
Fuente: Archivo

Cinco días antes de que venza el plazo para ingresar al canje, YPF mejoró ayer nuevamente la oferta para reestructurar su deuda de US$6200 millones. Se trata de la tercera propuesta que realiza la petrolera, luego de la original, que lanzó el pasado 7 de enero, y la mejora realizada la semana pasada, que incluyó un aumento en los intereses pagados.

"En un último esfuerzo por acercar posiciones con los inversores, el directorio de YPF decidió ajustar la combinación de efectivo y nuevos títulos garantizados con vencimiento en 2026, ofrecidos a los tenedores del bono con vencimiento en marzo 2021. Este título es el objetivo principal de la transacción en el marco de las restricciones cambiarias que imposibilitan a la compañía pagarlo en su totalidad al vencimiento", indicaron en la compañía.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el lunes 1 de febrero

La empresa debe hacer frente a un vencimiento de US$413 millones el próximo 23 de marzo, que es un monto residual del bono original de US$1000 millones refinanciado el año pasado. YPF tiene los fondos en pesos para pagarlo, pero el Banco Central le informó a fines de diciembre pasado que no tiene la divisas para venderle, lo que obligó a la petrolera a diseñar esta ambiciosa reestructuración en tiempo récord.

De hecho, si bien YPF está canjeando toda su deuda bajo legislación extranjera, las últimas dos mejoras de su oferta se centraron en hacer más atractivos los bonos que ofrece para refinanciar el vencimiento de marzo. Sucede que el Banco Central, por las normas que estableció ante la falta de divisas y para cuidar sus escasas reservas, solo le puede vender los dólares que representen el 40% del capital por vencer (US$165 millones). Por lo tanto, la empresa necesita un alto porcentaje de adhesión para lograr afrontar el pago con las restricciones regulatorias que tiene.

De no lograr este nivel de adhesión, YPF podría recurrir a un préstamo bancario o otro tipo de financiación para hacerse de los dólares necesarios para cumplir con su obligación, o entrar en default con las implicancias que eso tiene en un contexto en el cual necesita fondos para aumentar las inversiones en la producción de gas y petróleo.

También está la esperanza en la petrolera que, aun sin lograr refinanciar más del 60% del capital que vence en marzo, el Banco Central haga una concesión dado que también se están posponiendo los pagos de otro bonos, lo que ayuda a aliviar la demanda de divisas.

Según fuentes del mercado, solo un 13% de los tenedores ingresó en la etapa temprana del canje, que venció hace 10 días y que brindaba algunos beneficios adicionales. Se cree que estos acreedores fueron organismos del Estado, como la Anses. En YPF señalan que ese nivel de adhesión era esperado ya que el mercado estaba proyectando una mejora de la oferta, lo cual sucedió.

"YPF respondió una vez más y proactivamente a las sugerencias específicas de ciertos tenedores. En virtud del rebalanceo entre efectivo y títulos, los tenedores del bono 2021 recibirán una mayor cantidad de efectivo, reduciendo en igual medida los nuevos bonos garantizados con vencimiento en 2026 entregados en contraprestación por sus títulos ingresados en el canje", señalaron en la empresa. En concreto, la petrolera ofrece pagar por cada US$1000, US$283 en efectivo, y entrega además un nuevo bono con vencimiento en 2026 por un monto de US$824.

Ayer el precio de las acciones de la empresa subió casi 10%, impulsado por la nueva oferta, lo que podría ser una buena señal de cara a la participación de sus acreedores en el canje.

Entre los inversores privados, según fuentes del mercado,el fondo Fidelity tiene el 30% del capital del bono 2021, aunque en su información pública figura una tenencia del 12%. De todos modos se trata de una participación importante. Paralelamente, se formaron dos grupos de acreedores, que tienen cada uno entre 20% y 25% del total del capital a reestructurar y que actúan de forma coordinada, según señalaron en un comunicado días atrás.

Vuelven a aumentar los precios de los combustibles

Uno de los comités, que agrupa, entre otros, a 13 grandes fondos institucionales, es representado por el estudio White & Case, muy conocido en la Argentina porque también negoció la reestructuración de la deuda soberana con el ministro de Economía, Martín Guzmán, está negociando el canje de la provincia de Buenos Aires y generó la presentación de una demanda en Nueva York contra Entre Ríos, tras no llegar a un acuerdo por el refinanciamiento de una deuda de esa provincia por US$500 millones.

Según indicó el estudio en un comunicado, los tenedores a los que representa son titulares de más del 25% del total de los bonos en circulación de YPF (US$1550 millones). Entre los acreedores, se encuentran los fondos BlackRock, Ashmore, Wellington, Amundi y el mismo Fidelity.

Con este ajuste en su oferta, YPF espera alcanzar con éxito el final del proceso en curso que, por cuestiones regulatorias y legales, debe concluir a más tardar el 12 de febrero, fecha máxima para la liquidación del canje y la emisión de los nuevos títulos. La empresa indicó que espera contar "con la participación de un número importante de sus inversores y lograr así los objetivos buscados".