Nueva York restringe el confinamiento carcelario en solitario a 15 días

Agencia EFE
·2  min de lectura

Nueva York, 1 abr (EFE).- El estado de Nueva York aprobó este jueves una ley que restringe el confinamiento solitario de los presos en las cárceles del estado a un máximo de 15 días, una medida alabada por las ONGs que consideraban los largos periodos de aislamiento una tortura con consecuencias psicológicas.

La ley, que ha sido firmada por el gobernador, Andrew Cuomo, después de ser aprobada por ambas cámaras legislativas locales, también reduce el número de infracciones disciplinarias que pueden ser castigadas con esta medida y excluye a varios grupos de personas, como a los menores de 21 años, ancianos, mujeres embarazadas y personas con discapacidades o enfermedades mentales.

"Generaciones de hombres y mujeres encarcelados han sido sometidos a castigos inhumanos en confinamiento segregado con poca o ninguna interacción humana durante largos períodos de tiempo y muchos experimentan traumas emocionales y físicos que pueden durar años", dijo el gobernador Cuomo en un comunicado.

La Unión por las Libertades Civiles de Nueva York (NYCLU, por sus siglas en inglés) alabó la decisión en un breve comunicado en el que también instó a poner fin a las encarcelaciones en masa y a reemplazar el castigo carcelario por la rehabilitación.

"La tortura que significa el confinamiento en solitario de larga duración se acabará en Nueva York con la prohibición del abuso físico y mental que ha causado un daño irreparable a decenas de miles de neoyorquinos, desproporcionadamente negros y latinos", aseguró la NYCLU.

Una postura que comparten muchos de los legisladores que han votado en favor de esta normativa, como la senadora Alessandra Biaggi, quien aseguró que un 60 % de los presos aislados en unidades de confinamiento solitario son negros.

La ley "pondrá fin al ciclo de trauma al que sometemos a las personas encarceladas y curará a nuestras comunidades mediante tratamiento y rehabilitación", dijo la senadora.

La nueva ley, además de limitar a 15 días el máximo que una persona puede permanecer encarcelada, también incluye medidas que reducen la severidad del encierro, como un mínimo de tiempo fuera de la celda o un programa terapéutico.

(c) Agencia EFE