Nueva York insta a "patear" al COVID-19 ante aumento de casos y muertes

Agencia EFE

Nueva York, 27 mar (EFE News).- El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, instó este viernes a la población en el epicentro de la pandemia de COVID-19 en el país a "patear el trasero" del patógeno, "marcar la diferencia y salvar vidas" ante el aumento de casos y personas fallecidas, cuyas cifras seguirán escalando hasta un "pico máximo" estimado dentro de 21 días al que las autoridades intentan anticiparse por todos los medios.

Desde el centro de convenciones Javits Center de Manhattan, reconvertido en hospital de campaña, y rodeado de efectivos de la Guardia Nacional y cajas con materiales de primera necesidad, Cuomo señaló que el coronavirus "se está extendiendo por todo el estado, igual que por todo EE.UU.", y dijo que en un día se han identificado 7.377 positivos más, hasta 44.635, mientras que han fallecido otras 135 personas, con lo que ya son 519.

El estado, que ha tomado drásticas medidas de control de densidad y aumentado su capacidad de testeo a unas 16.000 pruebas diarias, cuenta aproximadamente con la mitad de las personas contagiadas de coronavirus que se han identificado en el país, el mayor foco mundial con 91.029 casos, y tiene seis veces más que el segundo estado más afectado, Nueva Jersey (6.876), seguido por California (4.060).

De los casi 45.000 casos de coronavirus registrados en Nueva York, 6.481 personas están hospitalizadas y 1.583 en unidades de cuidados intensivos (UCI) con respirador, mientras que se han recuperado unas 2.045.

"HACIENDO LO IMPOSIBLE"

Aunque se ha ralentizado el ritmo al que se duplican las hospitalizaciones, ahora cada cuatro días, el "pico" se alcanzará en unos 21 días, por lo que las autoridades están "haciendo lo imposible" para ampliar su capacidad hospitalaria de 53.000 camas actuales a 140.000 y "reuniendo equipamiento de todas partes", incluyendo los vitales respiradores, de los que tiene 4.400 y necesita 30.000.

"La montaña que tenemos que escalar es monumental", reconoció el gobernador, que ha estado buscando espacios en "de manera creativa y agresiva" para que el estado esté "listo en caso de que se desborden" los hospitales y, según reveló, puede conseguir unas 123.000 camas "sumando capacidades".

Cuomo ha pedido a los hospitales aumentar su capacidad un 50 % y llegar al 100 % si es posible, y ha instalado cuatro centros de campaña con ayuda de las Fuerzas Armadas en diferentes puntos como el Javits Center de Manhattan, pero trabaja en atender la sobrecarga de pacientes que se está viendo en el sur, donde se sitúa la ciudad de Nueva York, que concentra más de la mitad de los casos (25.398).

El gobernador reveló que ha pedido autorización al Gobierno federal para establecer hospitales de campaña en cada uno de los cinco distritos de la Gran Manzana y dijo que el próximo lunes espera la llegada a la ciudad del US Comfort, un navío de la Marina con 1.000 camas y 12.000 empleados sanitarios, a la vez que negocia medicalizar dormitorios universitarios, hoteles y otros edificios.

AVALANCHA DE SOLIDARIDAD

Por otra parte, aseguró que las medidas de distanciamiento social y control de densidad están funcionando en la contención del coronavirus y ordenó que las escuelas estén cerradas otras dos semanas, hasta el 15 de abril.

Casi todos los trabajadores, excepto los esenciales, están obligados a quedarse en casa y la mayoría de negocios tienen cerradas las puertas, lo que causará un "agujero" de ingresos de hasta 15.000 millones de dólares, según adelantó Cuomo.

No obstante, en medio de la incertidumbre, señaló la avalancha de solidaridad con la que está respondiendo la población: más de 62.000 profesionales médicos, retirados o fuera de servicio, se han ofrecido voluntarios para trabajar de reserva durante esta crisis, y también lo han hecho más de 10.000 profesionales de la salud mental.

"Estamos viviendo un momento histórico del que escribirán y hablarán durante generaciones, que va a cambiar a la nación. Esto forja el carácter de la gente. Recordaremos las vidas perdidas, sus caras y nombres, lo duro que trabajamos y cómo aún así perdimos a seres queridos. Llorarán ustedes, y deberían. Pero también estarán orgullosos de estar ahí cuando otros prefirieron la seguridad, mostrar su valentía, marcar la diferencia y salvar vidas", dijo, en un momento emotivo.

Dirigiéndose a los efectivos de la Guardia Nacional, vestidos de camuflaje y sentados siguiendo las separaciones reglamentarias, Cuomo agradeció "de parte de todos los neoyorquinos el sacrificio que están haciendo, las habilidades y el talento que están usando y que da confianza a muchos. Así que, amigos, vamos patear el trasero al coronavirus y salvar vidas", concluyó.

(c) Agencia EFE