Nueva York exigirá vacunarse a los trabajadores municipales para combatir la variante delta

·4  min de lectura

Por Gabriella Borter y Maria Caspani

NUEVA YORK, 26 jul (Reuters) - La ciudad de Nueva York exigirá a los trabajadores municipales que se vacunen de COVID-19 antes de mediados de septiembre o de lo contrario tendrán que realizarse pruebas semanales, según dijo el lunes el alcalde Bill de Blasio, mientras las autoridades de todo el país han intensificado la promoción de la vacuna para tratar de frenar una ola de infecciones causadas por la variante delta.

El anuncio del alcalde, que impone el mandato de vacunación a más de 300.000 trabajadores municipales, se produce una semana después de que la ciudad aprobara el requisito de vacunación para todos los trabajadores sanitarios de los hospitales y clínicas de la ciudad. En toda la ciudad, alrededor del 59% de la población está vacunada de COVID-19.

"Se trata de proteger a los trabajadores, su salud y seguridad y a las personas a las que dan servicio", dijo de Blasio a los periodistas el lunes.

La orden de la ciudad se produce en un momento en el que las autoridades federales y locales están dando la voz de alarma por el aumento de los casos de COVID-19 y se apresuran a controlar las infecciones antes del inicio del curso escolar.

La variante delta de COVID-19, altamente transmisible, que se detectó por primera vez en la India a principios de este año, ha provocado un rápido aumento de las infecciones en Estados Unidos después de que el país registrara un descenso de los casos y las hospitalizaciones cuando las vacunas comenzaron a estar disponibles para gran parte de la población la primavera.

Los aumentos más pronunciados de casos de COVID-19 se dan en lugares con tasas de vacunación más bajas. Florida, Texas y Missouri representan el 40% de todos los nuevos casos en todo el país, y alrededor de uno de cada cinco de todos los nuevos casos de Estados Unidos se producen en Florida, según dijo la semana pasada el asesor de la Casa Blanca Jeffrey Zients.

Algo menos del 50% de la población estadounidense está totalmente vacunada, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Los mandatos de vacunación y las pruebas de COVID-19 siguen siendo un tema polémico y ya han suscitado oposición jurídica en el caso de las universidades públicas. Los detractores consideran que trata de una violación de los derechos individuales.

Sin embargo, las autoridades las han justificado porque las vacunas han demostrado ser seguras y reducen drásticamente el riesgo de hospitalización y muerte por el virus.

Unas 57 asociaciones médicas publicaron el lunes una declaración en la que pedían a todos los empleadores del sector sanitario y de cuidados de larga duración en Estados Unidos que exigieran a sus empleados que se vacunaran, calificándolo como "el cumplimiento lógico del compromiso ético de todos los trabajadores sanitarios de dar prioridad a los pacientes, así como a los residentes de los centros de cuidados de larga duración".

El mayor sindicato de empleados públicos de la ciudad de Nueva York, el DC 37, se opuso el lunes a la orden emitida en la ciudad.

"Si el Ayuntamiento pretende poner a prueba a nuestros miembros semanalmente, primero deben reunirse con nosotros en la mesa para negociar. Aunque animamos a todos a vacunarse y apoyamos las medidas para garantizar la salud y el bienestar de nuestros miembros, las pruebas semanales están claramente sujetas a una negociación obligatoria", dijo el director ejecutivo Henry Garrido en un comunicado

De Blasio citó la variante delta como la razón de la ciudad para ir más allá de la promoción de la vacunación voluntaria.

"Una cosa era empezar con una estrategia voluntaria al principio y luego con una estrategia de incentivos, pero está bastante claro que la variante delta ha cambiado el juego", dijo.

En las últimas semanas, representantes de salud y del Gobierno han insistido en la importancia de vacunarse, incluidos algunos dirigentes republicanos que anteriormente se abstenían de respaldar de manera abierta las vacunas.

Los últimos datos sobre vacunas indican que su cambio de tono podría estar haciendo cambiar de opinión a algunos. El domingo, los CDC informaron de un aumento en el número de dosis de vacunas administradas en las últimas 24 horas: 778.996, el mayor número administrado en un período de 24 horas desde que Estados Unidos informó de que había administrado 1,16 millones de dosis el 3 de julio.

El número de dosis de vacunas administradas diariamente alcanzó un máximo de 4,63 millones el 10 de abril, según los datos de los CDC.

(Reporte de Gabriella Borter y Maria Caspani; edición de Andrea Ricci, traducido por Tomás Cobos)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.