Nueva York: el coronavirus avanza y analizan realizar "entierros temporales"

Domitila Dellacha

NUEVA YORK.- El violento avance del coronavirus en el estado de Nueva York continúa. Los estremecedores saldos de víctimas fatales -que ya ascienden a más de 7800- han comenzado a saturar el sistema de cuidados post-mortem y las autoridades analizan la posibilidad de recurrir a entierros temporales.

Desde el siglo XIX, Hart Island, un pequeño terreno aislado a pocos metros del Bronx, es utilizado como espacio para entierros de aquellas personas no identificadas (comúnmente conocidas como NN), o por las familias que no tienen medios económicos suficientes para un entierro en otro lugar.

Desde entonces, el Departamento Correccional -a cargo del cuidado y protección de la población encarcelada- encabeza las tareas que significan estos entierros en la ciudad de Nueva York. Típicamente, los reos trabajaban con unos 25 cuerpos por semana. Hoy se habla de dos docenas por día.

Esta mañana se han dado a conocer perturbadoras imágenes aéreas que registran a trabajadores con equipos de protección blancos enterrando múltiples cajones de madera en fila, en una fosa de la isla. La terrible escena generó una situación de alarma generalizada, especialmente en las redes donde teorías de todo tipo han circulado. #TrumpBurialPits se ha convertido en tendencia en las últimas horas producto de las fotos.

Impactantes imágenes de fosas comunes en Nueva York

Para evitar la exposición de contagios masivos en las cárceles (donde ya hay registro de múltiples infectados), el DOC ha resuelto contratar trabajadores para que cumplan con esas tareas, según constató un vocero gubernamental.

Ofuscado por el nivel de sensacionalismo que generaron las imágenes, el alcalde de la ciudad Bill de Blasio imploró recordar que cada persona fallecida es un ser humano, un vecino que se perdió. "Quiero asegurarme de que todo el mundo sepa qué es lo que están viendo en esas fotos y qué es lo que está pasando en Hart Island", escribió en su cuenta de Twitter el funcionario.

"No habrá entierros en masa en Hart Island. Todos los cuerpos tendrán un trato digno e individual", subrayó De Blasio, y añadió: "No anticipamos entierros temporales en la isla, excepto los cuerpos no reclamados".

En este sentido, el alcalde de la ciudad de Nueva York indicó que cuando un ser querido muere, se guardan sus restos hasta que estén listos para cumplir con los arreglos para el entierro. "Días, semanas, meses no importa. El Covid-19 no cambiará esto", dijo.

"Este virus está teniendo un precio terrible. Perdemos cientos de vecinos todos los días", señaló, y contó que han traído ayuda del gobierno federal para asegurar compasión y respeto a todas las familias que deben esperar que los cuerpos de sus seres queridos estén listos para hacer los arreglos deseados.

La ciudad de Nueva York está en alerta desde hace unos días cuando el concejal Mark Levine generó un escándalo a niveles sociales y gubernamentales al anunciar que la ciudad resolvería utilizar parques para entierros temporarios. La información no solo resultó ser errónea, sino que las autoridades todavía no han delineado medidas en este sentido.

Este medio tuvo acceso al manual que lleva el nombre "Ola de Fatalidades de Incidentes Biológicos: Plan para el Manejo de Muertes Dentro y Fuera del Hospital". El documento de casi 700 páginas es un producto realizado por la jefa médico forense de la Gran Manzana, la doctora Barbara A. Sampson, y establece los procedimientos y pasos a tener en cuenta en una crisis sanitaria como la de ahora.

De acuerdo al documento, la estrategia que significa enterrar gente temporalmente en predios de la ciudad requiere la aprobación conjunta de la OCME y de la Alcaldía. Además, solo se daría si se registraran "retrasos extremos en el procesamiento post mortem" de los cuerpos de las víctimas.

El plan que evalúa escenarios catastróficos tiene a Hart Island como lugar seleccionado para entierros temporales. Cabe recalcar que lo que hoy se ve en las imágenes no refleja este plan de contingencia, sino el entierro en fosas comunes de personas no identificadas. Jerry Freddy Goldstein, vocero del alcalde Bill de Blasio, en declaraciones al New York Post, subrayó: "Es posible que las personas que hayan fallecido por el Covid-19 y que cumplan con las condiciones [de ser personas no identificadas] sean enterradas en la isla en los próximos días".

En diálogo con LA NACION, Aja Worthy-Davis, funcionara de la Oficina del Médico Forense (OCME, por sus siglas en inglés) de la ciudad de Nueva York, explicó que todavía no se ha resuelto poner en práctica la medida, y que desde la ciudad esperan el sistema pueda contener el alto número de muertos para no tener que usarla.

En este sentido, en su diaria conferencia de prensa, el gobernador Andrew Cuomo remarcó su total desconocimiento sobre entierro de víctimas de coronavirus en Hart Island.

Aparecen las diferencias en el conteo de fallecidos

El gobierno del estado de Nueva York, encabezado por el gobernador Andrew Cuomo, anuncia día a día el avance de casos y el aumento de personas fallecidas. Para contabilizar a quienes han perdido la vida, las autoridades se basan únicamente en pacientes diagnosticados que hayan muerto en un hospital.

El método -según anuncios realizados los últimos días por el alcalde de la ciudad Bill de Blasio- estaría dejando fuera de la cuenta a miles de personas. El funcionario indicó que agentes del departamento de Bomberos de Nueva York levantan a diario un total de 100 a 200 cuerpos de hogares de la ciudad. Todo indicaría que estas personas fallecieron en sus casas tras haber batallado y perdido la lucha contra el coronavirus.

Se espera, entonces, la probabilidad que en los próximos días se vea una disparidad entre las cifras reportadas por las autoridades de la ciudad y de las estatales.

A 40 días del primer caso anunciado en Nueva York, el gobernador Cuomo ha decidido extender el cierre de comercios no esenciales y escuelas hasta el próximo 29 de abril. La medida había sido ejecutada por primera vez el último 22 de marzo. Desde entonces, la Gran Manzana ha sufrido una transformación impensada y todo indica que este presente se extenderá en el tiempo por mucho más.