Nueva York: por qué la ciudad más importante del mundo se está convirtiendo en el epicentro

LA NACION

Quizás fue inevitable que la ciudad de Nueva York y sus suburbios se convirtieran en un epicentro de la epidemia de coronavirus en Estados Unidos. La densidad de la población, la dependencia del transporte público y la afluencia constante de turistas, todo parece hacer del área metropolitana un objetivo.

Pero para detener el virus, los científicos tienen que descubrir qué factores jugaron un papel más importante que otros. Resulta que eso no es tan simple. "Tenemos más especulaciones que hechos", dijo el Dr. Arnold Monto, profesor de epidemiología y salud global en la Universidad de Michigan.

Hasta ahora, más de 20.000 residentes de la ciudad de Nueva York han dado positivo por el virus, casi un tercio de todos los casos confirmados en la nación. La prevalencia en Nueva York y las áreas cercanas a ella es mucho mayor que en cualquier otro lugar del país.

El problema es que se sabe tan poco acerca de la propagación de este nuevo virus que es difícil sacar conclusiones sobre si Nueva York es única o un presagio de lo que vendrá en otros lugares.

1. Introducción temprana y no detectada del virus

Casi con certeza hubo una introducción temprana y no detectada del virus en la ciudad, probablemente a mediados o fines de enero, dijo Benjamin Cowling, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Hong Kong.

"Muchos de los casos que se detectaron la semana pasada son el resultado de ese lento proceso que se ha acumulado durante dos meses", dijo.

Con muchas enfermedades virales los científicos pueden tener una idea del momento exacto al comparar las mutaciones en el virus de las muestras tomadas en varios momentos. Pero los coronavirus humanos son sorprendentemente estables, dijo el Dr. Paul Offit, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Pensilvania y el Hospital de Niños de Filadelfia.

2. La densidad de la población

Una vez en el área, la densidad de Nueva York jugó un papel en su rápida expansión, pero probablemente no fue toda la historia, dijeron los epidemiólogos. Muchos neoyorquinos viven en edificios altos. Las aceras están llenas de gente. Los subterráneos pueden estar atascados. La ciudad tiene 10.400 residentes por kilómetro cuadrado, superando con creces la segunda ciudad más densa, San Francisco, con 6952 por kilómetros cuadrado.

Pero, señaló Jon Zelner, epidemiólogo de la Universidad de Michigan, otros lugares como Tokio, Seúl y Taiwán también son muy densos y no han visto el mismo tipo de crecimiento explosivo.

3. Alto nivel de pruebas

La cantidad extraordinaria de casos podría reflejar un alto nivel de pruebas de coronavirus. La ciudad de Nueva York parece estar probando más agresivamente que muchos otros lugares, dijo el Dr. Zelner.

4. Edad de la población

Tal vez, dijeron otros, la estructura de edad en la ciudad, donde muchas personas mayores que viven juntas, jugó un papel importante. Al principio, solo se estaban examinando a aquellos con síntomas típicos de coronavirus. Las personas mayores parecen más propensas a enfermarse gravemente con el virus y mostrar síntomas. Nueva York podría tener más casos confirmados en parte debido al grupo de edad que estaba siendo testeado.

5. Azar y clústers

¿Podría el efecto explicarse al menos en parte como una casualidad estadística, como grupos de cáncer que pueden parecer ominosos pero que resultan ser aleatorios?

El azar puede desempeñar un papel en situaciones como esta, dijo Donald Berry, un estadístico en el centro de cáncer MD Anderson. Lo que importa, dice, no es el número de casos sino los grupos.

Supongamos que un ejecutivo de Wall Street se infecta al principio de la epidemia y expone a un grupo de personas al estrecharle la mano. Fue el comienzo de un grupo que se disparó a medida que cada persona infectaba a otras. Supongamos que al mismo tiempo un actor en Broadway se infecta y comienza otro grupo. Y un paciente en un hogar de ancianos comenzó otro grupo. El número de casos puede comenzar a explotar.

Analizar la propagación no es una situación caso por caso, dijo el Dr. Berry. Es un problema de clúster por clúster.

"Cuando ves un caso, ves muchos casos", dijo el Dr. Berry. El número de casos se convierte en el tamaño del clúster multiplicado por el número de clústeres. En Nueva York, agregó, "todo se une para deletrear una imagen muy mala".

Supongamos que 100 neoyorquinos infectados vuelan a otras ciudades. Los grupos pueden comenzar en las ciudades donde desembarcaron. Otras ciudades escaparán porque las personas infectadas no fueron allí.

Comportamiento inesperado en otros lugares

El Dr. Monto señaló aspectos inesperados de la propagación del virus.

Despegó en una región de Italia con ciudades pequeñas, no en las áreas más grandes y más pobladas. Y cuando esas regiones se cerraron, muchas personas huyeron hacia el sur. Sin embargo, aunque el coronavirus se introdujo indudablemente en el sur de Italia, hasta ahora ha habido relativamente pocas muertes. "No se parece en nada a lo que ves en el norte", dijo el Dr. Monto.

La costa oeste de los Estados Unidos también es desconcertante, agregó. Los Ángeles y San Francisco "deben haber tenido múltiples introducciones" del virus, dijo. Pero los casos de California se han concentrado en el área de Silicon Valley y no son tan numerosos como los casos en Seattle.

"No hay respuestas", dijo el Dr. Monto.

"Eso es lo que asusta a la gente".

The New York Times