Yolanda Ventura… Su rostro tiene dueño

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 3 (EL UNIVERSAL).- Yolanda Ventura rememoró los tiempos en que fue "la ficha amarilla" de Parchís, una de las épocas más exitosas de su carrera; sin embargo, en la actualidad no puede sacar provecho de la fama que obtuvo cuando todavía era una niña, debido a que los creadores de la agrupación infantil tienen los derechos, tanto de su rostro como de los otros integrantes del grupo, pero eso no la detuvo para encontrar el modo de crear su propia marca, la que pronto lanzará el clásico overol que usaba.

La actriz y cantante de origen español fue entrevistada por Matilde Obregón, con quien recordó que la vida artística siempre formó parte de su vida, de hecho, mucho antes de que formara parte de Parchís, pues su padre fue el famoso trompetista Rudy Ventura.

Por ello, desde los siete años comenzó a cantar y lanzó tres álbumes como solista; al cumplir los 10 se unió a la banda infantil, sin imaginarse el éxito que obtendría, pues contó que el grupo estaba planeado sólo para un disco.

"Era un grupo para un año, para un disco doble para que se vendiera en Navidad y unas actuaciones en verano y adiós, de ahí empezaron las películas, todo, duró seis años", destacó.

Ventura reconoció que era la integrante del grupo de la que sus fanáticos estaban enamorados; sin embargo, destacó que no era una denominación con la que se sintiera halagada, ya que ella no era la única mujer del grupo, confiando que es la primera en reprobar cualquier acción que confronte a las mujeres o las haga ver como si fueran una competencia.

"Yo lo veo con el tiempo y digo: 'Uy, qué difícil la etiqueta', por un lado dices: 'Qué padre', porque yo soy una mujer coqueta, que le gusta gustar, pero no era padre si hay otra niña allí".

También reconoció que aunque le tiene mucho cariño al color amarillo que asocia con la alegría, confesó que cuando compra ropa de ese color nunca termina por usarla, porque aún la asocia con una clase de uniforme: "Me compro ropa amarilla y no me la pongo, es como si fuera de vestuario".