Yolanda no está para festejar a su hija

·4  min de lectura

MONTERREY, NL., abril 30 (EL UNIVERSAL).— La Fiscalía General de Justicia de Nuevo León (FGJNL) mantiene abiertas investigaciones sobre los servidores públicos que participaron en las labores de búsqueda de Debanhi Escobar, para determinar si alguno de ellos incurrió en omisiones que impidieran la rápida localización de la joven.

En entrevista con EL UNIVERSAL, la titular de la Fiscalía Especializada en Feminicidios y Delitos cometidos contra las Mujeres, Griselda Núñez, explica que con esta investigación buscan determinar si algún servidor público que participó en las labores de búsqueda durante los 13 días que Debanhi permaneció en calidad de desaparecida —principalmente en el motel Nueva Castilla, donde fue hallado su cuerpo—, cometió alguna irregularidad que pudiera ocasionar que su localización se demorara tanto.

Esto, debido a que entre las diligencias de búsqueda, el motel fue revisado con drones y binomios caninos durante la primera semana que la joven fue reportada como desaparecida.

"Uno de los enfoques de la investigación está centrado a las posibles omisiones que los servidores públicos que participaron en su búsqueda incurrieron, entonces en las cámaras se está tratando de localizar no sólo lo que pasó con Debanhi, sino quiénes realizaron la búsqueda en ese espacio y esto nos podrá determinar el tema de las responsabilidades", asegura.

Por ello, personal de la fiscalía revisa las 624 horas de videos que quedaron registrados durante los 13 días que Debanhi estuvo desaparecida y que el motel continuó operando mientras sus familiares y autoridades la buscaban en las inmediaciones del mismo.

Desde el inicio del caso, Mario Escobar, padre de Debanhi, señaló que el celular de la joven había sido geolocalizado en diversos lugares en los que se realizaron diligencias de búsqueda.

Núñez añade que el personal del motel donde fue hallado el cuerpo de Debanhi también está siendo investigado por la probable comisión del delito de falsedad de declaraciones, debido a que cuando la joven todavía estaba desaparecida, refirieron que las cámaras que tenían instaladas sólo eran de monitoreo, no de registro de videovigilancia.

"Hicimos entrevistas a las y los empleados del lugar, y podemos observar inconsistencias en las declaraciones que habían sido recibidas por la autoridad, en este caso, la unidad de desaparecidos, en donde habían referido que las cámaras nada más tenían una función de monitoreo y nosotros tuvimos el hallazgo de aparatos que por experiencia podemos saber si pueden o no tener registro", apunta la fiscal.

La verdad aún no se sabe

EL UNIVERSAL informó que aunque el caso de Debanhi se investiga como feminicidio y todas las líneas de investigación están abiertas, los avances hasta ahora presentados por la fiscalía apuntan a que la joven murió por un accidente, supuestamente provocado por el estado de ebriedad en el que se encontraba.

Sin embargo, lo único seguro hasta el momento es que la fiscalía no sabe todavía qué le pasó a Debanhi; por ello, aún no es posible determinar si existen probables responsables de su muerte.

"Hasta el momento nos encontramos en investigación, la primera parte es saber qué pasó y una vez que sabemos qué pasó, se determina si esa conducta se puede reprochar a alguien, entonces estamos en esa construcción de información que nos permitiría determinar qué pasó y posteriormente si esa conducta puede ser reprochada a alguien", manifiesta Núñez.

Por el estado en que fue hallado el cuerpo de Debanhi, no fue posible hacerle pruebas toxicológicas para confirmar si la joven se encontraba en estado de ebriedad, como declararon los testigos que la vieron viva por última vez, o incluso si estaba drogada al momento de su muerte.

"Por las características del cuerpo, como fue su muerte, los signos de muerte real, no contenía el cuerpo sangre en ninguno de sus órganos que impide la posibilidad de generar alguna prueba química toxicológica o de alcoholemia que pueda determinar el grado de alcohol en sangre o el uso o abuso de drogas", comenta la fiscal.

El motel Nueva Castilla permanece asegurado desde el pasado 21 de abril, fecha en que fue hallado el cuerpo de Debanhi.

La fiscal descarta que exista necesidad de cubrir la zona donde fue hallada la joven para preservar evidencia, pues desde el día del aseguramiento fueron recogidos todos los restos que pudieran coincidir con el cuerpo de Debanhi.