Yolanda Díaz, la ministra que desconcierta a los empresarios por su lucha obrera

·3  min de lectura
La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, rodeada de representantes de la patronal durante un acto informativo en el hotel Ritz de Madrid. (Photo By Gustavo Valiente/Europa Press via Getty Images)
La vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, rodeada de representantes de la patronal durante un acto informativo en el hotel Ritz de Madrid. (Photo By Gustavo Valiente/Europa Press via Getty Images)

"Bloquear los convenios no es una buena receta para España" (...) "El país necesita que los trabajadores dejen de perder poder adquisitivo". Mientras se resiste a pisar a fondo el acelerador de su proyecto político para ser la gran candidata de la izquierda a las próximas elecciones generales -proceso ralentizado en parte por las disputas con Podemos-, Yolanda Díaz sigue a lo suyo. Tratando de mejorar su tirón entre el electorado mejorando las condiciones de los trabajadores con, en este caso concreto, una nueva subida del salario mínimo (Smi).

Esto no le gusta nada a los empresarios. Pero la CEOE, entre otros, optó inicialmente por evitar el choque directo. A cambio maniobró por la espalda para tratar de impedir la subida del Smi.

¿Y qué hizo la ministra Díaz? Apoyar a los sindicatos y respaldar sus reivindicaciones en la calle contra el bloqueo de la patronal. Un movimiento que ha enervado a la CEOE al punto de, ahora sí, cargar contra la ministra: "Negociar es querer ambas partes, no la arrogancia de una vicepresidenta que pretende ponerse la primera (de la manifestación), pero yo creo que son los mensajes que quiere lanzar a su público", ha afirmado el vicepresidente de la CEOE, Salvador Navarro.

Y, de propina, también ha acusado al Gobierno de "falta de empatía" al no consensuar con las empresas el decreto de ahorro energético que el jueves convalidó el pleno del Congreso de los Diputados. Falta de empatía, dicen desde una organización donde los sueldos de su cúpula, como el de su presidente, supera los 300.000 euros al año. Algo que defienden porque, aseguran, "esto es la empresa privada".

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

De sus palabras se sobreentiende que la CEOE quiere que el ministro de Trabajo de España lidere las pancartas de los empresarios y no las de los trabajadores. Y del tono de sus quejas se infiere que no están acostumbrados a lo que está sucediendo porque, hasta ahora, las reglas del juego siempre las ponían ellos.

En realidad, lo que la CEOE viene a decir es que un político debe de dejar de dar la cara por los trabajadores al llegar al Ministerio. ¿Pero no es justo al revés? ¿No debe atender las reclamaciones de sus votantes que son quienes le han llevado hasta ahí?

No hace falta hacerle esta pregunta a la exministra de empleo Fátima Báñez. ¿Quieren saber por qué empresa fichó tras abandonar lo público? Efectivamente, por la CEOE cuya fundación preside hoy en día. Una puerta giratoria que confirmo lo contentos que en la CEOE quedaron con la exministra durante su labor al frente del Ministerio, Y que, por extensión, pone en duda su compromiso por los trabajadores españoles.

En vídeo | Yolanda Díaz aboga por subir el SMI por encima del 60 % del salario medio

Más historias que te pueden interesar: