"Yeti sudamericano": encuentran restos de una especie que vivió hace 10.000 años

LA NACION

Tiene más de 10 mil años y lo encontró un equipo de paleontólogos argentinos y ecuatorianos.

Un grupo de científicos argentinos y ecuatorianos encontraron los restos de un animal que describieron como "un perezoso gigante" y cuyo nombre científico es Oreomylodon wegneri.

Según el equipo de paleontólogos, se trata de una especie que habitaba en las montañas y valles interandinos de Ecuador a más de 2500 metros sobre el nivel del mar. su contextura física era realmente sorprende: pesaba alrededor de una tonelada, tenía garras enormes y un hocico totalmente adaptado para la vida en las alturas y a bajas temperaturas.

De acuerdo con lo que pudieron deducir los investigadores, la extinta especie se habría ubicado en diferentes zonas del centro y del norte de Ecuador. El material que se encontró de este animal que vivió hace más de 10.000 años permitió reconstruir su cuerpo en su totalidad.

"Posee características desconocidas hasta ahora, especialmente en su amplio hocico, adaptado para que este animal pudiera soportar las bajas temperaturas y el clima de montaña", explicó el doctor Luciano Brambilla, investigador del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad de Rosario (CEI-UNR) y del Conicet.

"Hace más de 10.000 años, en los sitios montañosos y en los valles donde se encontraron los fósiles de esta especie, predominaban los pastizales (gramíneas), pero el clima era unos seis o siete grados más fríos que en la actualidad y el ecosistema poseía lagunas de origen glaciar", explicó el paleontólogo ecuatoriano José Luis Román Carrión, de la Escuela Politécnica de Quito, sobre el ambiente en el que vivió este animal.

Si bien en los últimos 100 años se encontraron restos fósiles de esta bestia gigante entre los 2500 y 3100 de altitud desde el norte al centro de Ecuador, ahora se confirmó que se trata de una especie única de perezoso terrestre. El animal, además, desterró el mito de un "yeti" como un hombre solitario que vive en estado salvaje, o el de una bestia peligrosa: este Yeti era un animal herbívoro y podrían haber sido alimento de seres humanos.