Cómo le está yendo al Ejército de Rusia en la nueva fase de la invasión a Ucrania

·4  min de lectura
Militares ucranianos en las afueras de Kryvyi Rih
ED JONES

BRUSELAS.- El Ejército de Rusia está tomando gradualmente más territorio en el este de Ucrania, presionando por el sur desde la ciudad de Izyum con el aparente objetivo de aislar a las fuerzas ucranianas. Pero los funcionarios y analistas ucranianos y occidentales dicen que el progreso de Moscú es lento y aún no ha logrado un avance decisivo.

Las fuerzas rusas se han apoderado de las aldeas al sur de Izyum en los últimos días y se están reuniendo para un nuevo ataque después de que Ucrania detuviera su avance, dijo el jueves el ejército ucraniano.

A fines de marzo, Rusia cambió sus objetivos inmediatos de tomar Kiev y derrocar al gobierno electo a apoderarse de partes de territorio en el este de Ucrania. Pero cualquier éxito en cortar las líneas de suministro de las unidades ucranianas puede no ser decisivo, dicen los analistas, ya que las fuerzas rusas serían vulnerables a los contraataques ucranianos y enfrentarían duros combates urbanos.

Soldados ucranianos ordenan misiles Uragan en Berezivka
Efrem Lukatsky


Soldados ucranianos ordenan misiles Uragan en Berezivka (Efrem Lukatsky/)

Moscú está buscando un avance rápido antes de que Ucrania pueda transferir unidades nuevas y renovadas al este, reforzada por armas pesadas prometidas o ya entregadas por Occidente, dicen los analistas. Funcionarios ucranianos dicen que Rusia está sufriendo grandes pérdidas.

El Pentágono dijo el miércoles que se habían entregado más de la mitad de los 90 obuses que prometió recientemente a Ucrania. Oleksiy Arestovych, asesor presidencial ucraniano, dijo que a fines de mayo habrían llegado armas en cantidades suficientes para cambiar el equilibrio de fuerzas en el frente.

“A mediados de junio… estaremos listos para atacar”, dijo en una entrevista en la televisión ucraniana el miércoles por la noche.

Occidente está canalizando armas, como artillería y cañones antiaéreos, y municiones a Ucrania para ayudarla a defenderse en una nueva fase de la guerra, donde se espera que las armas pesadas desempeñen un papel más importante. Las armas tardarán en tener efecto en el campo de batalla, ya que algunos de los sistemas son nuevos para los ucranianos y requieren entrenamiento e integración en el ejército de Kiev. El Pentágono dijo que había completado el entrenamiento con obuses esta semana para 50 ucranianos que pueden transmitir el conocimiento a sus compañeros de equipo.

Ucranianos toman un tanque ruso abandonado en Lypivka
David Guttenfelder


Ucranianos toman un tanque ruso abandonado en Lypivka (David Guttenfelder/)

Rusia rápidamente reunió los restos de las unidades que fueron diezmadas en los combates alrededor de Kiev en las primeras semanas de la guerra y las envió a combatir en el este. Eso ha dejado a las fuerzas rusas allí sin suficiente apoyo logístico y de otro tipo, lo que impide un avance significativo, dijo el miércoles el Ministerio de Defensa británico, que describió los avances rusos como menores.

“No se han tomado el tiempo suficiente para reconstruir las fuerzas destruidas por los combates en Kiev. Los están lanzando al combate a medida que están disponibles”, dijo Frederick Kagan, investigador principal del American Enterprise Institute, un grupo de expertos en Washington.

Funcionarios rusos dicen que tienen la intención de expulsar a las fuerzas ucranianas de las regiones de Donetsk y Lugansk en el este de Ucrania, que el Kremlin reconoció como independiente en febrero. Moscú dice que la invasión, a la que llama una “operación militar especial”, va según lo planeado.

Arestovych, el asesor presidencial, dijo que Rusia podría lograr mayores avances donde ha concentrado la artillería y el poder aéreo para los bombardeos, pero que las fuerzas ucranianas estaban infligiendo grandes pérdidas y retirándose solo para tomar mejores posiciones defensivas.

El Ejército de Rusia hasta ahora ha tenido poco éxito en romper la línea defensiva que el ejército de Ucrania estableció a lo largo de un conflicto de ocho años con milicias prorrusas en el este de Ucrania. Pero Rusia ha progresado atacando desde territorio ruso en el norte, donde las defensas ucranianas estaban menos preparadas.

Los avances rusos al sur de Izyum parecen tener como objetivo aislar a las tropas ucranianas en las ciudades de Slovyansk y Kramatorsk. Otro avance ruso más al este, hacia la ciudad de Lyman, está intentando rodear las ciudades de Severodonetsk y Lysychansk. Los analistas dijeron que aún no estaba claro si Rusia buscaría un gran cerco de tropas ucranianas o bolsones más pequeños.

Pero incluso si rodean a las unidades ucranianas, las fuerzas rusas serán vulnerables a los contraataques y tendrán que emprender combates urbanos, donde los defensores tienen una ventaja significativa. El ejército ruso rodeó grandes ciudades como Chernihiv en el norte de Ucrania en marzo, pero no logró capturarlas.

“En cierto punto, es posible, pero no inevitable, que la voluntad rusa de luchar se rompa, que no puedan realizar operaciones ofensivas si continúan teniendo pérdidas terribles”, dijo Kagan.

Por James Marson

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.