Yellen aboga por impuesto mínimo global corporativo

·2  min de lectura
FOTO DE ARCHIVO. La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, habla durante una mesa redonda virtual con participantes de las Cámaras de Comercio Negras de todo el país para discutir el Plan de Rescate en la Casa Blanca en Washington, Estados Unidos.

WASHINGTON, 5 abr (Reuters) - La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, dijo el lunes que está trabajando con los países del G-20 para acordar una tasa de impuesto a empresas mínima global para poner fin a una "carrera de 30 años a la baja en las tasas impositivas corporativas".

El impuesto mínimo global es un pilar clave del plan de gasto en infraestructura de 2 billones de dólares del presidente Joe Biden, que exige un aumento de la tasa impositiva corporativa de Estados Unidos al 28%.

Sin un mínimo global, Estados Unidos volvería a estar en desventaja con respecto a otras economías importantes con tasas impositivas más bajas, según expertos en impuestos, y el compromiso del país ayudaría a impulsar las negociaciones para un acuerdo fiscal entre varias de las principales economías.

Yellen, en comentarios al Consejo de Asuntos Globales de Chicago, dijo que también usaría su participación en las reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial esta semana para avanzar en las discusiones sobre el cambio climático, mejorar el acceso a las vacunas y alentar a los países a apoyar una fuerte recuperación global.

La secretaria del Tesoro aseguró que era importante "poner fin a las presiones de la competencia fiscal" y asegurarse de que los gobiernos "tengan sistemas fiscales estables que generen ingresos suficientes en bienes públicos esenciales y respondan a las crisis, y que todos los ciudadanos compartan de manera justa la carga de financiar al gobierno".

De forma separada, un funcionario del Tesoro dijo a periodistas que era importante que las principales economías del mundo se unieran a un impuesto mínimo global para que fuera efectivo.

El funcionario afirmó que Estados Unidos usaría su propia legislación tributaria para evitar que las empresas trasladen sus ganancias o residencia a países denominados paraísos fiscales y alentaría a otras economías importantes a hacer lo mismo.

El plan Biden propone una tasa impositiva corporativa mínima del 21%, junto con la eliminación de exenciones tributarias sobre los ingresos de países que no promulgan un impuesto mínimo. El gobierno dice que el proyecto desalentará el traslado de empleos y ganancias al extranjero.

(Reporte de David Lawder, Editado en Español por Manuel Farías)