Yalitzia Aparicio y los idiomas que habla

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 30 (EL UNIVERSAL).- Sin duda, Yalitzia Aparicio se ha vuelto la fuente de inspiración de muchas mujeres. Desde que la vimos en "Roma", allá por el 2018, no ha hecho más que abrirse su propio camino hacia la cima de la fama. Poco a poco, la maestra de preescolar del país ha demostrado su talento y eso le ha valido ser la cara visible de muchas campañas.

Pero ella no se ha quedado con eso. Yalitzia Aparicio no un una improvisada. Ella ha continuado perfeccionándose. Su nombramiento como miembro de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas y como embajadora de los pueblos indígenas ante las Naciones Unidas requiere de mucha preparación. Es por ello que la actriz ha ido aprendiendo nuevos idiomas hasta transformarse en una verdadera políglota.

Cuántos idiomas habla Yalitza Aparicio

Yalitza Aparicio habla 4 idiomas. Es justamente su rol como embajadora lo que la ha llevado a tener que aprender lenguas indígenas con la finalidad de preservarlas y así evitar su extinción. Así que además del español ha debido perfeccionarse en otras áreas para su representación de los pueblos indígenas.

Es por ello que la actriz habla el mixteco, que es el que Yalitza Aparicio debió aprender cuando era pequeña. Pero también puede mantener un diálogo en triqui, esta es la lengua indígena en la que habla su madre, así que para ella nunca fue un impedimento tener que aprenderlo. Sin embargo, no solo es capaz de hablar estos idiomas propios de los pueblos nativos.

Yalitza Aparicio viaja mucho por el mundo ya sea por su trabajo como actriz como por su rol de representante. Así que debió tomar varios cursos de inglés para dominar el idioma. Incluso sigue apuntándose a varios de ellos.

Ella misma ha dejado en claro estar "segura de que en la medida en que defendamos el patrimonio lingüístico de cada comunidad, otras personas podrán reconocer la belleza que hay detrás de cada lengua materna, porque en cada lengua hay una historia única e irrepetible". Es más, este fue parte del discurso de Yalitza Aparicio ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU).