Xiomara Castro militariza la frontera hondureña en su lucha contra el crimen

REUTERS - FREDY RODRIGUEZ

En Honduras, desde el domingo más de 600 policías militares patrullan en las fronteras con El Salvador, Guatemala y Nicaragua en la lucha contra las pandillas que gangrenan el país. El jueves, el gobierno de Xiomara Castro, decretó el estado de emergencia ante el aumento de las extorsiones.

La presidenta hondureña, Xiomara Castro le declaró la guerra a la extorsión. “El pueblo hondureño fue víctima de la imposición de un cartel de narcotráfico desde el Estado mismo, que permeó las instituciones y las estructuras policiales y militares elevando sin límites la violencia y la formación de organizaciones criminales”, dijo el jueves pasado la mandataria, al declarar estado de emergencia nacional para luchar contra las pandillas.

Para ello, ha lanzado el Plan Integral para el Tratamiento de la Extorsión y Delitos Conexos, una estrategia que preocupa a las organizaciones que defienden los derechos humanos por una posible suspensión de garantías Constitucionales.

“Este plan ha sido anunciado que vendrá acompañado de algunos decretos que excepción de garantías constitucionales. Recordemos que éstas, a nivel nacional o internacional han sido negativas porque se producen violaciones de derechos humanos por parte de policías o militares”, explica Carlos Sierra, Coordinador de proyectos del Centro de Investigación y Promoción de los Derechos Humanos de Honduras.

¿Imitando a Nayib Bukele?

Afirma que el gobierno de Xiomara Castro, quien asumió la presidencia de Honduras a principios de 2022, presenta esta estrategia ante la inminente presión por mostrar resultados visibles al término de su primer año.


Leer más sobre RFI Español