Xi dice que hay que evitar las "revoluciones de colores"

·4  min de lectura
Clientes cenan cerca de una pantalla gigante que muestra imágenes del presidente chino, Xi Jinping, asistiendo a una reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, en un restaurante de Pekín

Por Mukhammadsharif Mamatkulov

SAMARCANDA, Uzbekistán, 16 sep (Reuters) - El presidente de China, Xi Jinping, dijo el viernes que el mundo ha entrado en un nuevo periodo de turbulencias y que socios como el presidente ruso, Vladímir Putin, y los líderes de Asia Central deben evitar que las potencias extranjeras instiguen "revoluciones de colores".

Xi, en su primer viaje fuera de China desde principios de 2020, dijo en una cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en Samarcanda, la antigua ciudad uzbeka de la Ruta de la Seda, que hay que apoyarse mutuamente para evitar la intromisión extranjera.

"El mundo ha entrado en un nuevo periodo de cambios turbulentos, debemos captar la tendencia de los tiempos, reforzar la solidaridad y la cooperación, y promover la construcción de una comunidad de destino más estrecha con la Organización de Cooperación de Shanghai", dijo Xi.

"Debemos apoyarnos mutuamente en los esfuerzos por salvaguardar los intereses de seguridad y desarrollo, impedir que fuerzas externas escenifiquen revoluciones de colores y oponernos conjuntamente a la injerencia en los asuntos internos de otros países bajo cualquier pretexto".

Xi criticó los "juegos de suma cero y la política de bloques", una referencia velada a Estados Unidos, al que Pekín ha criticado en el pasado por apoyarse en sus aliados para contrarrestar el ascenso de China al estatus de superpotencia.

Putin, líder supremo de Rusia desde 1999, ha dicho en repetidas ocasiones que Estados Unidos está tramando las llamadas "revoluciones de colores", similares a las que barrieron del poder a las élites establecidas en países como Ucrania.

Estados Unidos niega las afirmaciones y dice que muestran la naturaleza paranoica de la Rusia de Putin.

El conflicto en el este de Ucrania comenzó en 2014, después de que un presidente prorruso fue derrocado en la revolución del "Maidan" de Ucrania y de que Rusia se anexionó Crimea, con milicias respaldadas por Rusia luchando contra las fuerzas armadas de Ucrania.

El Partido Comunista de China, obsesionado con la estabilidad y que el próximo mes probablemente dará a Xi un tercer mandato, ha advertido en el pasado contra las llamadas "revoluciones de colores".

PUTIN Y XI

Xi y Putin se habían reunido por última vez en la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno, cuando anunciaron una asociación "sin límites", apoyándose mutuamente en las disputas sobre Ucrania y Taiwán, con la promesa de colaborar más contra Occidente.

En la reunión del jueves, Putin dijo que entendía que Xi tuviera preguntas y preocupaciones sobre la situación en Ucrania, pero elogió al líder chino por lo que dijo era una posición "equilibrada" sobre el conflicto.

Xi no dio ninguna señal de que su apoyo a Putin se estuviera debilitando, pero no mencionó la guerra en Ucrania.

Putin, que aún no ha comentado en público la derrota de sus fuerzas en el noreste de Ucrania, dijo que las potencias mundiales emergentes no aceptarían el intento de Occidente de imponerles sus reglas desde fuera.

"Se han esbozado transformaciones fundamentales en la política y la economía mundiales, y son irreversibles", dijo Putin.

El líder ruso destacó que la OCS, un organismo de seguridad que incluye a Rusia, China, India, Pakistán y cuatro antiguas repúblicas soviéticas de Asia Central, abarca la mitad de la población mundial y una cuarta parte del producto interior bruto global.

Para Irán, que va a ser admitido, la OCS es un club potencialmente antiestadounidense: El presidente iraní, Ebrahim Raisi, dijo que el organismo debía idear formas de frustrar las "draconianas" sanciones estadounidenses.

Los líderes de la OSC hablaron de una mezcla ecléctica de temas.

El primer ministro indio, Narendra Modi, pidió a los líderes que abordaran la crisis de la cadena de suministro, mientras que el primer ministro pakistaní, Shehbaz Sharif, habló largo y tendido sobre las devastadoras inundaciones y el cambio climático.

Mientras los líderes de Kirguistán y Tayikistán escuchaban a Putin y Xi, una mortífera disputa fronteriza entre ambos escaló rápidamente hacia la guerra antes de que se acordara finalmente un alto el fuego.

Putin incluso sugirió que el grupo debería considerar la posibilidad de organizar su propia competición deportiva.

Su aliado, el presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, propuso que las fechas coincidieran con las de los Juegos Olímpicos de verano de París 2024 y los de invierno de Milán-Cortina 2026.

(Reporte adicional de Yew Lun Tian, Ryan Woo y Parisa Hafezi; Editado en español por Javier López de Lérida)