Wyoming recibe a mexicanos... y a sus bailes

CASPER, Wyoming, EE.UU. (AP) — Afuera del edificio de cemento de la Central Wyoming Fairgrounds se escucha el bailoteo de gente. Adentro las parejas danzan a oscuras al compás de acordeones, saxofones, teclados, guitarras y baterías ejecutadas por Paralelo Norte.

"La mayor parte de la gente que trabaja o vive aquí en Wyoming viene del norte de México", comentó Enrique Jiménez. "Ya sabes que a todos les gusta esta música".

Jiménez y sus hermanos Antonio y Raymundo organizan fiestas mensuales de bailes mexicanos desde hace dos años en la feria. Llevan música norteña, como se le dice a la música del norte de México con fuerte presencia del acordeón.

Los hermanos afirman que comenzaron los bailes porque Casper no ofrecía diversiones a los hispanos, una comunidad que crece constantemente.

"Hay muchos empleos aquí, especialmente en Casper, y atraen a gente de otros estados", comentó Enrique Jiménez.

Antonio dice que en los bailes conoce gente que llegó de sitios tan distantes como Texas, Nuevo México, Colorado y Utah. A las fiestas van entre 120 y 250 personas.

En el 2000, el 5,4% de la población se identificó como hispana, según el censo nacional. Casi el 63% de los hispanos eran de origen mexicano. Diez años después, la población hispana representa el 7,4% y los mexicanos son el 75% de esa comunidad.

En otro extremo de la ciudad había otra fiesta en la noche del 17 de noviembre. Alex Rosales, propietario de Tacos México, organiza bailes en un local de South Beverly Plaza. Compró la propiedad anteriormente conocida como The Venue y abrió Crossroads 307.

"La pasamos bien aquí", expresó la bartender Liz Támez durante un descanso para fumar. "Comemos, bailamos y bebemos".

Támez se crió en Chihuahua, México, y vive desde hace cinco años en Casper. Iba a las fiestas de la feria en el pasado y en agosto comenzó a asistir a las de Crossroads 307. Dice que los bailes les permiten a los hispanos relajarse y divertirse.

Adentro del local, Anexo al Norte entretenía a un público un poco más joven y numeroso. La agrupación de Denver dice que empezó haciendo música duranguense y luego se dedicó más a la cumbia mientras bailaba frenéticamente en el escenario.

"Cuando tienes agrupaciones realmente buenas en vivo, la gente viene, especialmente si son grupos establecidos, bien conocidos", indicó Rosales.

Rosales dijo que casi al mismo tiempo en que abría su negocio en Casper hace 12 años empezó a hacer de DJ en fiestas mexicanas. Comenzó a contratar grupos mejores y su negocio progresó.

En octubre, una fiesta de Rosales contó con Diana Reyes, una artista duranguense con canciones que han tenido mucho éxito en México. Rosales dijo que sus bailes generalmente atraen unas 300 personas, pero el espectáculo de Reyes trajo casi 500.

"A medida que empieza a aumentar la demanda, es obvio que se necesita organizar las cosas mejor y una mejor producción", manifestó.

El éxito de los espectáculos que giran en torno a la música de banda o la duranguense le hace pensar a Rosales que el público de Casper está abierto a una variedad de estilos. Comentó que las preferencias musicales han ido cambiando a medida que llega a Casper gente de distintos sitios de México.

El propio Rosales es del centro de México. Su familia vivió en el estado de Guanajuato hasta que él estaba en el quinto grado, en que se trasladaron a Estados Unidos.

"Creo que donde hay una buena oportunidad de salir adelante en la vida, de tener una buena calidad de vida, eso suena atractivo", expresó.

Héctor Martínez, conocido como el DJ Latino, hacía escuchar sus selecciones en los momentos en que la banda descansaba en Crossroads 307. El también dijo que ha habido un notable incremento en la población hispana desde que se vino a Casper hace seis años.

Martínez, quien se crió en Guadalajara, dijo que comenzó a trabajar de DJ hace tres años, amenizando los cumpleaños de sus hijas y otros eventos. A medida que llegaban más hispanos fueron surgiendo otras oportunidades.

Rosales, quien vivió en California antes de venir a Casper, dijo que la comunidad hispana local no es tan fuerte como la de California, pero que puede crecer. Espera promover ese crecimiento y promocionar la cultura hispana entre las generaciones más jóvenes incorporando bailes tradicionales en sus programas, como el jarabe tapatío.

"Nuestra cultura tiene algunos bailes muy, muy hermosos", manifestó.

Cargando...