Wish Book: Esta abuela intenta evitar que sus siete nietos se queden sin hogar

·4  min de lectura

Robbie Hamilton-Romer suele hablar mucho por teléfono.

Todas las mañanas, al levantarse, llama a sus siete nietos y a su bisnieta para ver cómo están. ¿Ya están vestidos para ir al colegio? ¿Ya desayunaron? ¿Ya vieron a su madre?

Últimamente la respuesta es no.

Hamilton-Romer, de 56 años, es la principal cuidadora de sus siete nietos y una bisnieta, cuyas edades oscilan entre los 21 años y los once meses. Su madre, una madre soltera, lucha contra la adicción y suele dejar a sus hijos a su suerte durante largos periodos de tiempo. Sin su ayuda para pagar las facturas, se enfrentan al desahucio y a quedarse sin hogar.

En su descanso para comer, de su trabajo en Quest Diagnostics, Hamilton-Romer vuelve a llamar por teléfono. Llama a todas las líneas directas que se le ocurren para pedir ayuda. A menudo, los largos tiempos de espera se comen toda su hora libre, y entonces ha perdido otra tarde tratando de encontrar una solución. Incluso los refugios para personas sin hogar a los que llama le dicen que están llenos.

“No hay literalmente algún lugar al que puedan ir si los echan de aquí”, dice. “No puedo dejar que vuelvan a ser indigentes. Simplemente no puedo”.

Cumple un deseo. Haz la diferencia

Cómo ayudar: Wish Book está tratando de ayudar a esta familia y a cientos de personas con necesidades este año. Para donar, puede hacerlo de manera segura aquí.

En ausencia de su madre, las dos hijas mayores encontraron empleos para mantener a la familia, y Hamilton-Romer consiguió un trabajo de medio tiempo preparando comida además de su trabajo de tiempo completo. Pero cuando el propietario de su departamento de tres habitaciones en Pompano subió el alquiler $300 más al mes sin previo aviso en septiembre, tres empleos y medio no fueron suficientes para cubrir el alquiler, las facturas, la comida, la ropa, la gasolina para el coche y todo lo demás que ocho personas necesitan para sobrevivir.

El propietario amenaza con desalojar a la familia y, a principios de mes, el administrador de la propiedad les dijo que no se les renovaría el contrato, lo que supone una aparente violación de su contrato, que exige un preaviso de al menos 60 días. Tienen hasta finales de diciembre para encontrar un nuevo lugar donde vivir.

Los niños se han quedado sin hogar cuatro veces desde 2013, más o menos cuando la adicción de su madre comenzó a salirse de control. Hamilton-Romer está desesperada por asegurarse de que no vuelva a ocurrir.

Robbie Hamilton-Romer es la única cuidadora de sus siete nietos y su bisnieta. Se enfrenta a un desahucio y necesita desesperadamente un bono de vivienda para que sus nietos no se queden sin casa por cuarta vez. Hamilton-Romer aparece en la foto con sus nietos Quantrelle, de cuatro años, Faith, de seis, y su bisnieta Olivia, de once meses, en el pequeño apartamento que comparte con ellos y con otros cinco de sus nietos.
Robbie Hamilton-Romer es la única cuidadora de sus siete nietos y su bisnieta. Se enfrenta a un desahucio y necesita desesperadamente un bono de vivienda para que sus nietos no se queden sin casa por cuarta vez. Hamilton-Romer aparece en la foto con sus nietos Quantrelle, de cuatro años, Faith, de seis, y su bisnieta Olivia, de once meses, en el pequeño apartamento que comparte con ellos y con otros cinco de sus nietos.

Hamilton-Romer pasó 20 años en viviendas subvencionadas por el gobierno y sabe cuánta estabilidad puede aportar un lugar seguro y permanente para vivir. Renunció a su bono hace años, cuando se casó y por fin tuvo lo suficiente para permitirse tener una vivienda propia.

Ahora solo quiere lo mismo para su familia.

“Siento que me ahogo. Tengo un gran peso sobre mis hombros”, dice. “Es como un ciclo en el que están metidos. Necesito que el ciclo se rompa para que puedan concentrarse en la escuela y estar estables. Ningún niño debería pasar por lo que ellos han pasado”.

Arlene Gurwich, trabajadora social de la doctora Margaret Gorensek en el Holy Cross Medical Group, ha trabajado con Hamilton-Romer durante casi 30 años y dijo que, a pesar de sus problemas, Hamilton-Romer es la persona más fuerte que conoce.

Grant a wish. Make a difference.

How to help: Wish Book is trying to help this family and hundreds of others in need this year. To donate, pay securely at MiamiHerald.com/wishbook.

“No es fácil para ella. Pero es una gran persona. Creo que su fe la está ayudando a superar esto más que cualquier otra cosa”, dijo Gurwich. “Ella sabe que es la única que realmente puede mantener unida a la familia”.

Gurwich dijo que encontrar una vivienda es un problema para todos sus clientes, problema que ha empeorado en los últimos años, ya que las agencias locales de vivienda enfrentan una gran escasez de empleados; incluso no puede recordar la última vez que la agencia de vivienda en Broward abrió su lista de espera para nuevos solicitantes.

Cada noche para Hamilton-Romer termina de la misma manera: hablando con sus nietos, escuchando sobre su día en la escuela, en el trabajo o en el parque con los amigos. Cuando por fin terminan la llamada, Hamilton-Romer se queda tumbada en la cama, preocupada.

“No duermo”, dice. “Es demasiado”.

Cómo ayudar

Wish Book está tratando de ayudar a centenares de familias necesitadas este año. Para donar, pague de forma segura en MiamiHerald.com/wishbook. Para obtener información, llame al 305-376-2906 o envíe un correo electrónico a wishbook@miamiherald.com. Los artículos más solicitados frecuentemente son computadoras portátiles y tabletas para la escuela, muebles y camionetas accesibles.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.