Windows ya no es gran cosa y por qué eso es muy importante

·4  min de lectura
La tecnología no es estrictamente un nuevo objeto reluciente que sale de una caja. Ahora está a nuestro alrededor todo el tiempo. (Melissa Mathieson/The New York Times).
La tecnología no es estrictamente un nuevo objeto reluciente que sale de una caja. Ahora está a nuestro alrededor todo el tiempo. (Melissa Mathieson/The New York Times).

Me sorprendió enterarme en las noticias que Microsoft lanzará una nueva versión de Windows en algunas semanas. No tenía idea y es mi trabajo saber cosas como esa.

Hace no tanto tiempo, una nueva versión del software Windows era un momento histórico en la tecnología. Ahora, el estreno de un nuevo Windows básicamente pasa desapercibido. Esto muestra que la tecnología ha evolucionado de una sucesión de momentos similares al Big Bang a algo tan entrelazado en nuestra vida que a menudo no nos damos cuenta.

La conclusión es que gran parte de la tecnología se ha vuelto intrascendente. Y eso es algo muy pero muy trascendente.

Se podría decir que la última versión de Windows como lo conocemos fue lanzada en 2012. En ese entonces, yo era reportera en The Wall Street Journal y mi vida profesional ese año estuvo dominada por la presentación de Windows 8 (incluyendo la anticipación, la estrategia que la rodeaba y, a la larga, cómo fue recibido).

Final de una era

No obstante, ese fue básicamente el final de una era. Los lanzamientos de Windows desde entonces se han vuelto cada vez menos destacados. Una razón significativa es que las computadoras personales ya no son el centro de nuestras vidas digitales. Un nuevo modelo de iPhone atrae mucha atención (aunque no debería captar tanta), pero una actualización a Windows no lo hace.

Aun así, la supremacía de los teléfonos inteligentes no es una explicación suficiente. A partir de alrededor de 2015, Windows comenzó a ser modificado con frecuencia sin hacer grandes anuncios sobre las actualizaciones (de igual manera que Netflix, Facebook y cualquier aplicación en tu celular, así como el software que corre en el móvil).

En otras palabras, Windows simplemente hace pequeños cambios todo el tiempo sin que la mayoría de la gente se dé cuenta. En lugar de esperar años para obtener una computadora nueva, estamos recibiendo una nueva computadora personal con cada ajuste. La nueva edición de Windows remodelará la apariencia del software y mejorará funciones como reorganizar las aplicaciones. Sin embargo, debido a que Microsoft hace revisiones cada vez con mayor frecuencia, las nuevas versiones del software le importan menos a la mayoría de la gente.

Este cambio para Windows fue parte de una notable transformación en Microsoft. La obsesión de la compañía con Windows amenazó con relegar a Microsoft a la irrelevancia tecnológica. Después, Microsoft contrató a un nuevo director ejecutivo en 2013 y de repente Windows ya no era el alma de la compañía. Eso muestra qué tanto pueden cambiar las instituciones.

No obstante, más allá de eso, el hecho de que un lanzamiento de Windows se transforme de un gran acontecimiento a algo que una reportera profesional de tecnología no vio venir refleja en lo que la tecnología se ha convertido. Ya no es estrictamente el nuevo objeto reluciente que sale de una caja de vez en cuando. La tecnología está a nuestro alrededor todo el tiempo y es perfectamente normal.

Mis colegas y yo escribimos mucho sobre las desventajas del impacto de la tecnología en nuestros cerebros, nuestras ciudades y el mundo, pero tampoco quiero olvidar cómo se siente ser maravillada.

Recuerdo la sensación de magia la primera vez que presioné la aplicación de Uber y un auto apareció en mi puerta. En mis últimas grandes vacaciones antes de la pandemia, decidí cambiar mis planes de viaje en el último minuto y reservé una habitación en una posada mientras estaba parada en un camino para senderismo en el norte de Inglaterra. También, como tú y muchos otros lectores, he trabajado en casa desde marzo de 2020 y hacerlo hubiera sido mucho más difícil en la época en que se lanzó Windows 8.

Recibimos nuevas versiones de Windows y Netflix todo el tiempo. Damos por sentado muchas de estas cosas (y es comprensible). Sin embargo, vale la pena hacer una pausa en ocasiones para apreciar lo maravilloso.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2021 The New York Times Company

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Huawei lanza HarmonyOS 2, alternativa a Android en dispositivos inteligentes

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.