WIDER IMAGE-Científicos cubanos en una carrera para salvar al cocodrilo más raro del mundo

·2  min de lectura
WIDER IMAGE-Científicos cubanos en una carrera para salvar al cocodrilo más raro del mundo

Por Nelson González

CIÉNAGA DE ZAPATA, Cuba, 5 sep (Reuters) - Sin camisa y con el agua hasta la cintura en medio de la Ciénaga de Zapata, en Cuba, el investigador Etián Pérez pone en libertad a una cría de pequeños cocodrilos cubanos confiscados a cazadores ilegales para retornarlos a la naturaleza.

Es una pequeña victoria en una gran batalla, dijo Pérez a Reuters.

Los cocodrilos cubanos, una especie endémica que se encuentra sólo aquí y además en un pantano en la Isla de la Juventud, están en peligro crítico de extinción y tienen el más pequeño rango conocido que cualquier especie viva de cocodrilo, según los científicos.

"El objetivo es incrementar el rango de distribución e incrementar el número de cocodrilos cubanos en vida libre", dijo Pérez.

"Estamos tratando de traerlos de vuelta desde el borde de la extinción", agregó mientras el reptil con manchas oscuras exhibe su boca repleta de dientes y moviendo su cola desaparece de inmediato.

Científicos cubanos estiman que alrededor de 4.000 de los cocodrilos siguen viviendo en la naturaleza.

El Gobierno cubano impulsó hace décadas el financiamiento de un programa de criadero de cocodrilos que anualmente lanza varios cientos de estos reptiles a la naturaleza.

La caza ilegal e hibridación con cocodrilos americanos han amenazado durante décadas a las poblaciones aquí en la Ciénaga de Zapata, a unos 150 kilómetros al sur de La Habana.

A pesar de que el gobierno cubano ha protegido prácticamente la totalidad del vasto pantano -ampliamente considerado como el mejor conservado en el Caribe- eso puede no ser suficiente, según expertos.

"Cuando comparas el cocodrilo cubano con otras especies en mundo, su casa es muy pequeña", explica Gustavo Sosa, un veterinario cubano y especialista de la Ciénaga de Zapata.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, que enumeró a la especie como en peligro crítico en 2008, sostiene que su evaluación y estimaciones de población necesitan ser actualizadas.

Los cocodrilos recién nacidos, sin embargo, rápidamente se vuelven feroces y depredadores intimidantes, capaces de alcanzar longitudes de casi cinco metros cuando son adultos.

"Son animales muy curiosos", dijo Sosa. "Cuando ves uno en la naturaleza (...) sabes que es un cocodrilo cubano porque vienen directo hacia tí", afirmó.

(Reporte de Nelson González. Editado por Nelson Acosta y Javier Leira)