WIDER IMAGE-Acercarse a las cigarras para encontrar pistas sobre el cambio climático

·4  min de lectura

Por Andrea Januta

(Reuters) - Las áreas boscosas de la costa este de Estados Unidos están siendo sacudidas por un zumbido ensordecedor. Después de 17 años bajo tierra, miles de millones de cigarras de ojos rojos están emergiendo para su acto final: encontrar una pareja, reproducirse y morir.

Al emerger, los insectos cubren los árboles y el suelo, y los machos llenan el aire con zumbidos y silbidos para atraer a las hembras. Pero ese sonido también hace que turistas y científicos lleguen a la zona a estudiar este raro evento.

Con las temperaturas del aire y los suelos que se calientan como consecuencia del cambio climático, los científicos también están ansiosos por saber cómo están respondiendo estas criaturas.

Las temperaturas afectan el momento en que emergen las cigarras y su crecimiento subterráneo. Los científicos presenciaron un gran número de cigarras de 17 años en la superficie antes de lo previsto en 2017, lo que los entomólogos sospechan que podría estar relacionado con el calentamiento global.

"Las preguntas más importantes son: ¿el cambio climático está alterando sus ciclos de vida? Y luego ¿cómo los cambia?", dijo Chris Simon, bióloga de la Universidad de Connecticut que ha estudiado estos insectos por más de tres décadas.

Junto con su esposo, Simon ha pasado la mayor parte de mayo conduciendo por la costa este del país buscando informaciones sobre la actividad de las cigarras en lo que va de 2021.

Este año, su tarea cuenta con la colaboración de decenas de miles de científicos que suben fotos de cigarras junto con coordenadas a una plataforma online llamada Cicada Safari, desarrollada por Gene Kritsky, decano de ciencias naturales y del comportamiento de la Universidad Mount St. Joseph.

Las cigarras de 17 años que emergen este año forman el denominado Brood X, una de las mayores crías de cigarras periódicas. Otras crías periódicas de cigarras aparecen cada 13 o 17 años en otras regiones del país, y algunas emergen anualmente.

Simon se ha mantenido en caminos rurales más pequeños donde el tráfico no ahoga el sonido de las cigarras, particularmente el de la especie más común y silenciosa, Magicicada Septendecim.

Cuando encuentra el lugar donde se detuvo el canto, retrocede hasta donde lo escuchó por última vez y registra las coordenadas.

Las cigarras que cantan hoy son descendientes de insectos que surgieron en 2004. Facebook se había lanzado unos meses antes, Grecia se estaba preparando para albergar los Juegos Olímpicos, mientras que George W. Bush y John Kerry competían por la presidencia de Estados Unidos.

----------------------------------------------------------------

Para ver ensayo fotográfico, click en: https://reut.rs/3vmtqfk

----------------------------------------------------------------

Después de que las cigarras se aparean, la hembra talla surcos en un árbol, donde pone cientos de huevos con forma de granos de arroz.

Poco después de que los huevos eclosionan, las larvas caen al suelo y se entierran. Excavan cámaras y crecen mientras se alimentan de la savia de los árboles hasta que llega el momento de volver a emerger y repetir el ciclo.

Algunos insectos aparecen cuatro años antes o después, lo que ha llevado a Simon y otros científicos a sospechar que los insectos saben de alguna manera cuándo ha pasado ese período de tiempo, un mecanismo que podría verse alterado por el cambio climático.

En algunas áreas en las últimas décadas, los primeros grupos se están haciendo más grandes y sobreviven por más tiempo. Las primeras cigarras Brood X en 2017 aparecieron en mayor número que nunca.

Los científicos tienen una hipótesis sobre cómo el cambio climático podría estar alterando los relojes internos de los insectos.

Mientras están bajo tierra, las cigarras reciben señales químicas de los árboles a través de la savia de la que se alimentan, que pueden ayudarles a marcar el tiempo. Cuando los árboles se llenan de hojas en la primavera, el ritmo de desarrollo de las cigarras se acelera, y en invierno vuelve a disminuir a medida que las hojas caen al suelo.

Pero el cambio climático está modificando este ciclo.

"A medida que el clima se vuelve más cálido, la temporada de crecimiento es más larga. Y si la temporada de crecimiento es más larga, las cigarras pueden crecer más cada año", dice Simon. "Así que hay más listas para salir cuatro años antes".

Mientras mapea su territorio, Simon también captura cigarras para secuenciar el ADN, para comparar marcadores genéticos con especimenes de otras etapas de la vida para buscar pistas sobre cómo llevan registro del tiempo.

Con una mejor comprensión de cómo las cigarras saben cuándo emerger, los científicos pueden resolver si el cambio climático está teniendo un impacto y cómo, dijo Simon.

(Reporte de Andrea Januta; Editado en español por Javier Leira)