Washington mantendrá el estado de emergencia hasta la toma de mando de Biden

LA NACION
·2  min de lectura

WASHIGTON.- La ciudad de Washington ha extendido la orden de emergencia emitida el miércoles por la alcaldesa Muriel Bowser 15 días más para cubrir la investidura de Joe Biden y Kamala Harris y los días posteriores, lo que facilita la solicitud de recursos para proteger la ciudad y a sus habitantes.

"La alcaldesa de Washington, DC Muriel Bowser ha extendido la orden de emergencia pública, que incluye la posibilidad de establecer el toque de queda, por 15 días, o hasta el 21 de enero, el día después de la toma de posesión del presidente electo Joe Biden", informó Bloomberg.

No olvidemos nunca los nombres de quienes intentaron el primer golpe de Estado legislativo en EE.UU.

La decisión se tomó luego de que cientos de partidarios del presidente Donald Trump irrumpieran en el Capitolio el miércoles en un intento por revertir su derrota electoral, ocupando un símbolo de la democracia estadounidense, lo que obligó al Congreso de Estados Unidos a posponer temporalmente la sesión para certificar la victoria del presidente electo Joe Biden.

La policía evacuó a los legisladores y luchó durante más de tres horas, desenfundando armas de fuego y usando gas lacrimógeno, para desalojar a los partidarios de Trump del Capitolio, los que se abalanzaron por los pasillos y revolvieron las oficinas en escenas espantosas de caos y desorden.

Un manifestante ocupó el estrado del Senado y gritó: "Trump ganó esa elección". Manifestantes derribaron barricadas y se enfrentaron con la policía cuando miles de personas ingresaban a los terrenos del Capitolio.

Una mujer que recibió un disparo dentro del Capitolio de los Estados Unidos murió, informó CNN. Varios oficiales resultaron heridos durante el ataque de la turba

La policía declaró al Capitolio "seguro" poco después de las 22:30 GMT (17.30 hora local), y los legisladores se reunían de nuevo a las 01:00 GMT del jueves para reanudar la certificación de la elección.

"A los que causaron estragos en nuestro Capitolio hoy, les digo que no ganaron", dijo el vicepresidente Mike Pence al reanudar la sesión. "Volvamos al trabajo", dijo, recibiendo aplausos.

"Certificaremos al ganador de las elecciones de 2020", añadió el líder republicano del Senado Mitch McConnell, calificando el asalto de los partidarios de Trump como una "insurrección fallida".

Toma del Capitolio: Jair Bolsonaro defendió a Donald Trump y habló de un "fraude descarado"

La alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, ordenó un toque de queda en toda la ciudad a partir de las seis de la tarde.

Tropas de la Guardia Nacional, agentes del FBI y del Servicio Secreto de los Estados Unidos fueron desplegados para ayudar a la abrumada policía del Capitolio. Efectivos de la Guardia y la policía empujaron a los manifestantes lejos del Congreso después de que el toque de queda entró en vigor.

Agencia Reuters