Warriors celebran un merecido título de la NBA tras derrotar a Celtics con autoridad

·3  min de lectura
Michael Dwyer/AP

Al terminar el Juego 6 de las Finales de la NBA Stephen Curry estaba llorando. El estelar armador de los Warriors no lloraba por haber perdido sino, sino todo lo contrario, lloraba de emoción tras haber conquistado el título de la NBA ante los Celtics, después de atravesar un verdadero calvario durante los últimos cuatro años.

Sin embargo, estos Warriors se parecieron mucho a los anteriores con el mismo trío formado Curry, Klay Thompson ya recuperado tras dos años de ausencia por dos graves lesiones y Draymond Green, al que se le unió un gran Andrew Wiggins y adonde llegó uno de los mejores jóvenes en la figura de Jordan Poole.

“Aquellos días fueron horribles. Derramé muchas lágrimas”, señaló Thompson, quien terminó este último juego al igual que Green con 12 puntos. “Sabíamos que había una posibilidad, pero ver que se ha concretado es una locura”.

Golden State fue demasiado para el quinteto de Boston al que doblegó 4-2 en las Finales de la NBA al ganar con holgura este sexto encuentro 103-90 en el TD Garden, tras haber estado ganando por más de 20 puntos.

Curry anotó 34 puntos y al final fue nombrado como el Jugador Más Valioso de las Finales (MVP), que por increíble que parezca es un premio que nunca había ganado.

“Todo es parte de tener la estirpe de un campeón, de nuestra experiencia”, dijo Curry. “Hemos construido esto durante 10 u 11 años y significa mucho”.

De este modo los Warriors conquistaron su cuarto campeonato (2015, 2017, 2018 y 2022) en los últimos ocho años, todos con este trío y bajo la dirección de Steve Kerr, y el séptimo en la historia de la franquicia.

“Todos son únicos y especiales”, indicó Kerr. “Éste podría ser el más improbable, se requirió de un gran esfuerzo colectivo para lograrlo. Tenemos un gran grupo”.

También fue el cuarto título para Andre Iguodala, quien apenas jugó, y el primero para Wiggins (18 puntos), Poole (15), Garry Payton y el mexicano Juan Toscano; sin dudas muy merecido.

Los Celtics incomprensiblemente se vinieron abajo, después de haber eliminado al Heat 4-3 en una gran batalla y tras sorprender a Golden State en el primer juego de las Finales. Su segunda unidad fue una sombra en esta serie y sus estrellas no pudieron más ante una gran defensa como la de los Warriors.

En este Juego 6, Jaylen Brown fue el mejor de los Celtics con 34 puntos, le siguió el dominicano Al Horford con 19 y Jayson Tatum con 13, muy por debajo de lo esperado, al igual que Smart que llegó apenas a nueve y sobre todo la segunda unidad que solo sumó cinco.

En verdad fue una pena por lo bien que lo había hecho el dominicano Horford, por lo bien que había jugado Tatum y sobre todo por el gran trabajo del entrenador Ime Udoka. Pero se enfrentaron a un monstruo que se había regenerado y que también estaba muy bien dirigido por Kerr.

Nunca se sabrá si el Heat lo hubiera hecho mejor, pero estos Celtics dejaron que desear y nuevamente se quedan con el debe, volviendo a morir en la orilla, aunque esta vez estuvo más cerca. Eso si no hay duda que junto a Miami y Milwaukee, Boston forma uno de los tres mejores quintetos de la Conferencia Este.

De este modo, con la linda celebración de los Warriors, terminó la temporada 2021-2022 de la NBA y prácticamente da inicio a la 2022-2023, ya sin la sombra del COVID-19 y con algunas cuentas pendientes.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.