Würzburgo recuerda a las víctimas del ataque con cuchillo

·3  min de lectura

Berlín, 27 jun (EFE).- La ciudad de Würzburgo (sur de Alemania) celebró este domingo un acto religioso en recuerdo de las víctimas del ataque con cuchillo de este viernes, en el que murieron tres mujeres y otras siete personas resultaron heridas.

El acto se celebró a media tarde en la catedral de Würzburgo mientras la investigación sigue sin concluir la motivación del agresor, un somalí de 24 años, y mantiene abiertas la vía islamista y también la de los problemas psicológicos.

"Se mantiene esta incomprensión absoluta de por qué alguien puede hacer algo así", aseguró el jefe del Gobierno bávaro, Markus Söder, al depositar minutos antes una corona de flores en el lugar de los hechos, una concurrida plaza del centro de la ciudad.

"Hay momentos en la vida en las que el Estado de derecho, la sociedad y la religión topan con sus fronteras absolutas", agregó Söder, quien aseguró que el viernes fue un "día horrible" para Würzburgo y Baviera.

El alcalde de la ciudad, Christian Schuchardt, se refirió en el oficio religioso a las "imágenes del terror y el espanto" del ataque y pidió a los vecinos "no generalizar nunca" y que el delito cometido por "una persona" sirva para poner bajo sospecha a colectivos enteros por su nacionalidad o su religión.

Söder incidió en este punto al pedir no caer en "especulaciones" y "estereotipos", y "nunca responder con odio o venganza". "Es importante no envenenar el alma", afirmó.

En el acto participaron, además de distintos políticos de Baviera, representantes de las confesiones católica y protestante, así como del judaísmo y el islam.

ATAQUE INDISCRIMINADO

El suceso tuvo lugar este viernes por la tarde cuando el joven, en solitario y con un cuchillo de grandes dimensiones, comenzó a atacar a la gente sin mediar palabra.

La cifra de heridos se ha elevado hasta las siete personas, de las que cinco se encuentran en estado grave.

Según la primera reconstrucción de los hechos, el atacante compró el cuchillo en un centro comercial y allí atacó a sus primeras víctimas. En estas instalaciones se encontraron los cuerpos de las tres víctimas mortales.

El atacante salió a continuación a la calle donde agredió a varios transeúntes más frente a un banco y en una plaza de la localidad a varios metros de allí.

Las fuerzas de seguridad acudieron al lugar de los hechos con un gran dispositivo -hasta 300 agentes llegaron a estar desplegados en Würzburgo- y consiguieron detener al atacante en unos minutos, después de reducirle disparándole en un muslo.

Antes de que llegasen los agentes, varios transeúntes habían tratado de impedir que el joven atacase a más personas gritándole, amenazándole y lanzándole objetos como sillas.

El atacante fue trasladado a un hospital, donde se encuentra ingresado bajo custodia policial. Su vida no corre peligro y está consciente. Los investigadores han tratado de interrogarle mediante un traductor, hasta el momento con escaso éxito.

Las fuerzas de seguridad aún no han podido establecer con claridad la motivación del agresor, explicó este domingo el ministro del Interior, Horst Seehofer, en una entrevista en el "Bild am Sonntag".

"Aún no ha sido posible una valoración definitiva del móvil del suceso. Por eso no podemos por el momento descartar nada. Las investigaciones a nivel federal y regional trabajan con intensidad", aseguró Seehofer.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.