Vuelve la incertidumbre sobre conservar el empleo

·2  min de lectura

Elizabeth Ramírez

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 14 (EL UNIVERSAL).- En la Zona Rosa, ubicada en la colonia Juárez, capitalinos acudieron para aprovechar el último día de servicio de bares que operan como restaurantes, toda vez que el Gobierno capitalino determinó que a partir de este sábado deberán cerrar durante 15 días para evitar contagios de Covid-19, puesto que las hospitalizaciones van al alza.

"Escuché en la mañana en mi oficina que iban a cerrar y quise venir un rato, porque quién sabe cuándo abran otra vez", dijo una mujer quien, en compañía de su pareja, llegó a uno de los bares de la calle Génova.

Como ellos, de acuerdo con empleados de negocios de la zona, desde las 12:00 horas comenzaron a llegar clientes, pero aseguraron que no se rebasó 30% de aforo.

Gerentes de los bares y restaurantes ubicados en esa calle manifestaron su preocupación por esta medida que tomó el gobierno local, pues la noticia les cayó de sorpresa cuando iniciaban su jornada laboral.

"Regresar a trabajar nos dio tranquilidad, pero apenas llevamos unas semanas y salen con esto; si me preguntan qué haré mañana, no lo sé, otra vez a quedarme sin dinero", comentó Mario Velmont, encargado de Café Zu.

Explicó que entre las restricciones y la poca capacidad permitida, los ingresos han sido muy bajos, pues antes recibían hasta 75 personas y ahora son máximo 18, pero entendieron que era por seguridad; sin embargo, ahora enfrentan nuevamente la incertidumbre de conservar sus empleos.

En un recorrido realizado por EL UNIVERSAL se observó que en la Zona Rosa cada establecimiento contaba con filtros sanitarios para la detección de síntomas de Covid-19, como la temperatura elevada, además los meseros usaban careta y cubrebocas.

Las mesas se colocaron respetando la sana distancia y en zigzag, y en algunos casos se colocaron barreras físicas y los consumidores se encontraban mayormente en los espacios abiertos.