Anuncios

Vuelve la energía del show en vivo

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 26 (EL UNIVERSAL).- Los conciertos masivos regresaron luego de dos años de pérdidas debido a la pandemia por el Covid-19; el reggaetón y el regional se afianzaron en México, con récords de asistencia y polémicas

-Bad Bunny, el triunfo y fiasco del año

Bad Bunny se consagró no sólo en México, sino en el mundo, con la gira más solicitada de 2022, recaudando 393.3 mdd, de acuerdo con Pollstar, por encima de artistas de la talla de Elton Jonh y el británico Ed Sheeran. Por ello, lo que prometía ser el concierto del año en México se convirtió en el tropiezo más llamativo también. El puertorriqueño no se sumó a la polémica, pero sí la organización. En sus dos fechas en el Estadio Azteca puso a bailar a los más de 140 mil asistentes, pero muchos se quedaron afuera por la presunta falsificación de boletos, la clonación de otros y, de manera oficial, el fallo en el sistema de la boletera Ticketmaster, que ahora tendrá que enmendar lo sucedido, devolviendo el total del pago por boleto más un 20% de compensación a todos los afectados. Pese a ello, Bad Bunny cumplió con un show que no olvidarán miles de fans.

-Firme rompió récords

Los conciertos masivos en la plancha del Zócalo también regresaron. Destacan Silvio Rodríguez, Joan Manuel Serrat, y La Maldita Vecindad, pero hubo una banda que rompió récords de asistencia: Grupo Firme. Vicente Fernández reunió en 2015 a 219 mil personas, pero la agrupación llevó 280 mil el 25 de septiembre, de acuerdo con datos oficiales. No todo fue gloria, Firme cerró el año con abucheos durante el llamado Monday Night Football; pese a ello, ya prepara una fecha más a las tres que dieron este 2022, en el Foro Sol. En el rubro monetario no se quedaron atrás, la banda quedó en el puesto 14 en cuanto a recaudación, con 80 mdd, superando a artistas como BTS, Roger Waters y Justin Bieber.

-Cancelación

Imagine Dragons, una de las bandas más esperadas para este año tuvo que posponer su show en el país para el 17 de mayo en el Foro Sol, debido a cuestiones de aforo; originalmente se llevaría a cabo en noviembre en el Palacio de los Deportes.

-Harry Sytles reparte amor en México

La llegada del Love on tour de Harry Styles a México estuvo enmarcada por la gran euforia generada por el exOne-Direction. Primero, sus fans lo acompañaron en su llegada a cada ciudad en la que se presentó, desde Monterrey, Guadalajara y Ciudad de México, y después, esperándolo afuera del hotel. En la capital ofreció dos shows llenos, algo que sucedió globalmente, su gira fue la cuarta más lucrativa, con 160 mdd.

-Tiempos de flow

En México, Daddy Yankee llenó cinco fechas en el Foro Sol con su gira de despedida La última vuelta, cada show con capacidad para 65 mil espectadores. Además, según datos de Pollstar, se colocó en el lugar 21 de los artistas que más recaudaron en todo el mundo, con 65.1mdd. Pero ni aunque se tratase de una despedida, el puertorriqueño pudo superar en recaudación a una artista que viene en franco ascenso en un género que suele ser predominado por hombres: Karol G, quien alcanzó el puesto 15 a nivel mundial con 79.7 mdd; en nuestro país llenó las 22 mil 300 localidades de la de la Arena Ciudad de México.

-Rammstein lidera

En las tres fechas que ofreció Rammstein en el Foro Sol, llenó: muchos asistentes conservaban sus boletos desde 2020, cuando pospusieron ante lo incierto de la pandemia. Su gran show de luces y fuego enmarcaron cada uno de sus conciertos, algo que no pasó desapercibido por sus fanáticos, quienes de inicio pidieron que no les lanzaran al escenario muñecos del Dr. Simi; algo que la banda tomó como broma y los posiciono aún más en el gusto de público. De acuerdo con la empresa StubHub, la agrupación alemana cobró un aproximado de 4.15 mdd por concierto (unos 80 mdp) por lo que se habría embolsado 12.45 mdd en nuestro país.

-Viven la vida con Coldplay

Este año también quedará marcado por Coldplay, que en cuatro fechas en el Foro Sol convocó a 260 mil fans, como parte de la gira Music of the spheres. La tarima y el espectáculo fue de lo más destacado, no obstante, en cuestiones de números no superó a Harry Styles o Bad Bunny. La gira de los británicos fue la 11 más importante del año con 104 mdd, de los cuales 20% será donado.