Por qué no vuelve Eiza González a México

LOS CABOS, BCS., noviembre 17 (EL UNIVERSAL).- Cuando Eiza González emigró a Estados unidos hace seis años, para buscar una carrera en la meca del cine, gozaba de una popularidad ascendente en la televisión mexicana y, tras algunos aciertos en Hollywood, la actriz dice que no ha regresado a México no porque no quiera sino porque en este país, simplemente no le ofrecen trabajo.

Eiza Gonzalez attends the LA premiere of "Fast & Furious Presents: Hobbs & Shaw" at the Dolby Theatre on Saturday, July 13, 2019, in Los Angeles. (Photo by Richard Shotwell/Invision/AP)

"No me ofrecen películas en México, esa es la realidad, no me las ofrecen y es una lástima porque aquí me ofrecen mucha televisión y para mí es complicado aceptar tv porque como saben eso te quita mucho tiempo y estoy en un momento en el que quiero enfocarme en proyectos uno tras otro", detalló Eiza.

Durante la conferencia que la actriz ofreció como parte de las actividades de la octava edición del Festival Internacional de Cine de Los Cabos, explicó que ante la falta de proyectos para ella en México será a partir de 2020 cuando empiece a crear sus propios proyectos enfocados en mujeres mexicanas que han sido importantes en la historia de México pero han sido olvidadas.

"Quiero producir más historias sobre mujeres mexicanas y he hecho una investigación sobre mujeres en la historia de México que no han sido representadas en la pantalla para traerlas a la vida porque hay muchas que han cambiado la historia de nuestro país y creo que hay mucho potencial en eso. Mostrar algo más allá del narcotráfico, demostrar que cuando se trata de historia en México aún hay mucho qué contar", señaló.

Para la joven mexicana hay cosas que aún le cuestan trabajo aceptar sobre la forma en la que se trabaja en Hollywood, sin duda la que más le ha causado molestia es la de que no necesariamente la persona más preparada o con más talento es la que siempre se queda con los papeles en los castings.

Sin embargo, es algo con lo que, dice, ha aprendido a lidiar y aceptar qué hay cosas que no puede arreglar, pero se enfoca en aquellas en las que sí puede provocar un cambio.

"Soy rebelde de corazón y tengo una frustración porque soy de las que creen que, cuando una persona ha trabajado mucho por un papel, se lo debe de quedar y lamentablemente hay muchas cosas que no funcionan así en este mundo. Mi agente siempre me dice: "que recuerde que a veces así se maneja este negocio".