¿Vuelve David Rivera a la política? Dice que sí, pero no está en la boleta

·5  min de lectura
Alan Diaz/AP

Sugiriendo que todavía podría estar en la boleta después de presentar su candidatura de última hora para la Cámara de Representantes del Estado la semana pasada, el ex legislador miamense David Rivera dijo el martes que va a esperar una decisión por escrito del estado sobre si cumple los requisitos para las elecciones primarias del 23 de agosto.

“Voy a dejar que los abogados en Tallahassee se encarguen de eso”, dijo Rivera a Ninoska Pérez Castellón de Radio Mambí el martes por la tarde. “El estado todavía no me ha confirmado, pero la documentación fue entregada”.

Rivera presentó su documentación horas antes que terminara al mediodía el período de calificación el 17 de junio.

Sin embargo, el portal digital de la División de Elecciones del estado etiquetó a Rivera como el único candidato que se postula por el Distrito 119 de la Cámara de Representantes estatal en West Miami-Dade que no había calificado para estar en la boleta electoral este año. Un portavoz del Departamento de Estado de la Florida no respondió a una solicitud de comentarios sobre la situación de Rivera.

Burlándose de una reaparición en la vida pública, las declaraciones de Rivera en Mambí fueron parte de una amplia entrevista de una hora, en la que negó vigorosamente las acusaciones de que estableció un acuerdo de $50 millones con el régimen venezolano para limpiar la imagen de su filial petrolera estatal en Estados Unidos durante la administración del entonces presidente Donald Trump.

La lucha legal de PDV USA

Rivera, que recientemente fue sentenciado a pagar $456,000 por infringir las leyes federales de financiación de campañas en un caso separado del 2012, ha hecho pocos comentarios públicos en los últimos años en medio de varias investigaciones civiles y penales.

Está envuelto en una demanda federal, en su propia contrademanda y, según han dicho fuentes al Herald, en una investigación federal que profundiza en sus relaciones como agente extranjero no registrado para cabildear a favor de PDV USA, la filial estadounidense de la petrolera estatal venezolana, Petróleos de Venezuela SA, (PDVSA).

Según la demanda presentada por PDV USA en 2020, el acuerdo de 2017 con la empresa de Rivera con sede en la Florida Interamerican Consulting Inc. estaba valorado en $50 millones, y se cerró para ayudar a mejorar la imagen y la reputación de la compañía en Estados Unidos.

PDV USA es un holding neoyorquino que controla Citgo en Houston. Citgo cortó los lazos con PDVSA en 2019 para cumplir con las sanciones de Estados Unidos bajo la administración de Trump.

Durante la entrevista del martes, Rivera arremetió contra el artículo del Herald, diciendo que nunca entró en un acuerdo con PDVSA y que quería limpiar su nombre ante los habitantes del sur de la Florida, de quienes dijo que “espera que me juzguen por mi trayectoria, por mi historial”.

“Voy a desenmascarar las mentiras del Miami Herald en los tribunales, en mi demanda”, dijo Rivera. “Decidí presentar mi candidatura y dije: ‘Bueno, si voy a hacer esto, tengo que ir públicamente y explicar todo lo que hemos hablado hoy’”.

Atacó a un artículo en particular en el que el Miami Herald revelaba que Rivera desvió cerca de dos tercios de sus ingresos de $15 millones de PDV USA a tres subcontratistas en Miami. Supuestamente proporcionaban “servicios de consultoría estratégica internacional” para la empresa venezolana e incluían una empresa de yates controlada por un acaudalado empresario venezolano, Raúl Gorrín, que posteriormente fue acusado de lavado de dinero en Miami. Los otros dos eran Esther Nuhfer, una ex ayudante de campaña y recaudadora de fondos en Miami-Dade que es cercana a Rivera, y Hugo Perera, un traficante de cocaína convicto en Miami que ahora es urbanizador inmobiliario.

Rivera critica el relato de sus vínculos con Venezuela

Rivera afirma que se negó a transferir su contrato de Citgo a PDVSA en Venezuela, que es lo que llevó a su cancelación.

“Si el Herald puede producir presentar ese contrato entre David Rivera y PDVSA –¡PDVSA, que es de la que siguen escribiendo en todos esos artículos!– me mudaré a Alaska sin ningún problema. Pero ese contrato no existe, Nino, es una mentira, es falso, es una calumnia, el contrato no existe”, dijo Rivera, levantando la voz.

También arremetió contra el senador demócrata Bob Menéndez, después de que el senador enviara una carta al procurador general Merrick Garland en la que le preguntaba por qué Rivera no ha enfrentado cargos por las acusaciones de haber violado la Ley de Registro de Agentes Extranjeros.

“El pueblo estadounidense merece saber si un ex miembro republicano del Congreso estaba cumpliendo en secreto las órdenes de un dictador responsable de cometer crímenes contra la humanidad en Venezuela”, dijo Menéndez en la carta.

Rivera llamó a Menéndez “ineficaz, impotente, incompetente, totalmente inútil”. Dijo, en cambio, que Menéndez debería parecerse más al senador estadounidense de la Florida Marco Rubio, de quien dijo que tuvo una gran influencia en las políticas de Trump hacia Venezuela y Cuba.

“Donald Trump no daría un solo paso –¡ni un solo paso!– sin consultar a Marco Rubio, sin obtener su permiso, la aprobación de Marco Rubio. No haría nada sobre Cuba, nada sobre Venezuela sin hablar primero con Marco Rubio. La persona que dirigía las políticas de Donald Trump hacia Cuba y de Donald Trump hacia Venezuela se llamaba Marco Rubio. Eso es ser un senador eficaz”, dijo Rivera.

Rubio, un crítico acérrimo del régimen de Maduro, es un amigo cercano de Rivera. Al preguntarle por su relación actual con Rivera teniendo en cuenta las acusaciones que han salido a la luz, Rubio dijo al Herald el mes pasado durante un acto de campaña que no han hablado en “mucho tiempo”.

“David fue mi amigo durante mucho tiempo; no he hablado con él desde hace mucho tiempo. Tienes que hacerle esas preguntas, no tiene nada que ver conmigo”, dijo Rubio.

El redactor de El Nuevo Herald Antonio María Delgado y el redactor del Miami Herald Jay Weaver contribuyeron a este artículo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.