Los vuelos al borde del espacio no son solo “viajes de placer” para los ricos, dicen los científicos

·4  min de lectura

Si bien el borde del espacio es un límite arbitrario definido de manera diferente por varios organismos y organizaciones gubernamentales y también es el destino turístico actual para multimillonarios como Jeff Bezos y Richard Branson, el vuelo suborbital puede ofrecer una plataforma alternativa para algunos experimentos científicos realizados, en la Estación Espacial Internacional, dicen los científicos.

El fundador de Virgin Galactic, Richard Branson, voló a una altitud de 86 km el 11 de julio en el avión espacial propulsado por cohetes de su compañía y Blue Origin de Jeff Bezos, está listo para embarcarse en un viaje al borde del espacio hoy (20 de julio) llegando a la línea Karman, una demarcación arbitraria del límite del espacio, 100 km sobre el nivel del mar de la Tierra .

Mientras tanto, el Control de la Misión de la NASA coloca el borde del espacio a 122 km sobre el nivel medio del mar de la Tierra según el punto desde el cual las naves espaciales de la agencia comienzan a experimentar resistencia al volver a entrar, señalan Bhavya Lal y Emily Nightingale del Science and Technology Policy Institute en una revisión de 2014 articulo.

Existen diferentes definiciones para el borde del espacio y si bien las naves espaciales diseñadas para viajar a estos límites imaginarios por encima de la Tierra son diferentes de las destinadas al espacio, esta región suborbital podría ofrecer una plataforma para realizar una micro gravedad de corta duración, experimentos que se llevan a cabo comúnmente en la ISS.

Algunos científicos que estudian la micro gravedad dicen que los dos a cuatro minutos de ingravidez que se ofrecen durante los vuelos suborbitales pueden ser un término medio para las opciones actualmente disponibles para experimentar el fenómeno en la Tierra.

Según Steven Collicott, profesor de aeronáutica en la Universidad Purdue en Indiana, los experimentos de micro gravedad que se envían actualmente a la Estación Espacial Internacional, pueden ser enormemente costosos y necesitan equipos que puedan sobrevivir a fuertes fuerzas G y vibraciones durante el viaje.

Si bien los vuelos suborbitales ofrecen solo unos minutos de ingravidez para llevar a cabo algunos experimentos de corta duración, solo cuestan una fracción de lo que se necesita para volar dichos equipos a la ISS, dijo Collicott a WordsSideKick.com.

Leer más: Canadá abrirá la frontera a los estadounidenses vacunados en agosto

Investigadores, incluido Vladimir Pletser, profesor invitado de la Agencia Espacial Europea (ESA), señalaron en un estudio de 2016 que el estudio de los efectos de la micro gravedad en sujetos humanos se lleva a cabo en vuelos parabólicos de aviones que ofrecen solo 20 segundos de ingravidez o a bordo de la EEI. a lo que enviar humanos y cargas útiles es más engorroso.

“Los vuelos suborbitales son una nueva plataforma experimental que al proporcionar un período de uno a cuatro minutos según el modelo de nave espacial utilizado, permite salvar el intervalo de tiempo de micro gravedad entre los vuelos parabólicos de las aeronaves (20 s) y los vuelos orbitales en la ISS para experimentos con sujetos humanos y operadores”, señalaron Pletser y su equipo en el estudio.

En uno de esos experimentos suborbitales, realizado a bordo de un cohete Blue Origin “New Shepherd”, científicos como Vijay Duraisamy y Sathya Gangadharan, evaluaron cómo se comportaban las células T del sistema inmunológico humano bajo la influencia de la micro gravedad.

Los resultados de este estudio, que aún no han sido revisados por pares y publicados en mayo en la plataforma bioRxiv, señalaron que las capacidades funcionales de las células T voladas se redujeron.

“Descubrimos que la exposición a la micro gravedad disminuyó la expresión de las células T, siendo las células CD4 + más sensibles al vuelo suborbital en comparación con las células CD8 +”, señalaron los científicos en el estudio y agregaron que los hallazgos deben validarse más.

Según Duraisamy y su equipo, los astronautas sujetos al entorno espacial experimentan algunos síntomas como la fatiga y la interrupción del ciclo del sueño que son comunes a quienes padecen enfermedades en la Tierra.

Señalan que estudiar los efectos de la micro gravedad en muestras de células humanas durante los vuelos suborbitales podría ayudar a construir mejores prototipos para la adaptación del cuerpo humano al entorno hostil del espacio.

Relacionados

SpaceX, Nasa, Blue Origin y otros lanzamientos de cohetes a tener en cuenta en 2021

Vuelo espacial de Jeff Bezos: el fundador de Amazon y Blue Origin se dispara en su propia nave espacial de forma segura fuera de la Tierra

¿Quién es Van Jones y qué hará con los 100 millones de dólares que le ha dado Jeff Bezos?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.