Vuelo de migrantes se habría dirigido cerca de casa de playa de Biden en Delaware: Casa Blanca

·2  min de lectura

Por Ted Hesson y Trevor Hunnicutt

20 sep (Reuters) - La Casa Blanca dijo el martes estar al tanto de los informes de un vuelo que llevaba migrantes a una zona cercana a la casa de vacaciones del presidente Joe Biden en Rehoboth Beach, Delaware, y que trabajaría con funcionarios locales para ayudarlos si llegaran, al tiempo que lo condenó como un "truco político".

El gobernador republicano de Florida, Ron DeSantis, no confirmó el martes las informaciones sobre el vuelo ni indicó si estaba detrás de la acción.

La semana pasada, se atribuyó la responsabilidad por un par de aviones que dejaron a cerca de 50 migrantes, en su mayoría de Venezuela, en la rica isla vacacional de Martha's Vineyard, Massachusetts, sin previo aviso.

Al ser consultado en la Casa Blanca por la posibilidad de que DeSantis envíe migrantes cerca de su casa de la playa de Delaware, Biden dijo a periodistas: "Debería venir a visitarnos. Tenemos una hermosa costa".

La Casa Blanca dijo que estaba coordinando estrechamente con los funcionarios locales y que no había recibido ningún aviso de DeSantis. La portavoz Karine Jean-Pierre sostuvo que "su único objetivo es crear el caos" y calificó los movimientos de un "truco político cruel y premeditado".

DeSantis, que se presenta a la reelección en noviembre y es visto como un posible aspirante a la presidencia en 2024, se une a los gobernadores republicanos de Texas y Arizona en el envío de migrantes a ciudades controladas por demócratas, en un esfuerzo por criticar el manejo de Biden de la frontera con México, donde ha habido un número récord de cruces.

Un portavoz del gobernador de Delaware, John Carney, dijo en un comunicado que el estado estaba coordinando con funcionarios federales y otros grupos y "están preparados para dar la bienvenida a estas familias de una manera ordenada."

(Información de Trevor Hunnicutt y Andrea Shalal en Washington y Ted Hesson en Georgetown; información adicional de Jason Buch en Madison, Kristina Cooke en San Francisco y Susan Heavey en Washington; Editado en español por Juana Casas)