Primer vuelo directo Israel-Marruecos el martes con yerno de Trump a bordo

·2  min de lectura
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (dcha.), y el yerno del presidente estadounidense Donald Trump, Jared Kushner, durante una rueda de prensa en Jerusalén el 21 de diciembre de 2020

El yerno de Donald Trump, Jared Kushner, y un asesor del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, inaugurarán el martes el primer vuelo comercial entre Israel y Marruecos, cuarto país del mundo árabe que anunció este año una normalización de sus relaciones con Israel.

"Mañana, con orgullo, avanzaremos con los acuerdos de Abraham [nombre de los acuerdos de normalización] con el primer vuelo comercial directo de El Al desde Israel a Marruecos", declaró Jared Kushner el lunes por la tarde en Jerusalén durante una rueda de prensa junto a Netanyahu.

El yerno del presidente saliente de Estados Unidos y artífice del plan Trump para Oriente Medio, duramente criticado por los palestinos, agradeció a su "amigo" el rey Mohamed VI por haber convertido a Marruecos en el cuarto país árabe (tras Emiratos Árabes Unidos, Beréin y Sudán) en haber acordado este año una normalización de sus relaciones con Israel.

"50.000 israelíes acaban de viajar a Dubái y lo que está ocurriendo allí es una revolución porque Emiratos les ha dado una cálida bienvenida [...] y lo mismo va a ocurrir ahora en Rabat y Casablanca", declaró Netanyahu.

Antes de la pandemia, Marruecos acogía cada año a entre 50.000 y 70.000 turistas judíos, la mayoría procedentes indirectamente de Israel.

Israel cuenta con cientos de miles de judíos de origen marroquí y en Marruecos aún vive la comunidad judía más importante del norte de África.

"Van a ver que esta paz entre los judíos y los árabes en el exterior de Israel está creando una nueva dinámica, positiva, entre los judíos y los árabes dentro de Israel", añadió el Netanyahu, precisando que su asesor especial para la seguridad, Meir Ben Shabbat, estará en el vuelo del martes.

Este vuelo Tel Aviv-Rabat, al que le seguirá la apertura de una conexión aérea entre los dos países, irá acompañado de la firma de varios acuerdos, según el programa.

Al aceptar oficialmente la normalización de sus relaciones con Israel, Marruecos obtuvo a cambio que el presidente Trump reconociera su "soberanía" en el Sáhara Occidental, una excolonia española en disputa desde hace décadas con los independentistas del Frente Polisario, apoyado por Argelia.

El acuerdo propone además la apertura de un consulado estadounidense en el Sáhara Occidental y un programa de inversiones estadounidenses --colosal según la prensa marroquí--, la reapertura de oficinas diplomáticas en Tel Aviv y Rabat, cerradas desde principios de los años 2000, y el desarrollo de la cooperación económica bilateral.

Los palestinos se oponen a estos acuerdos al estimar que la normalización de las relaciones entre Israel y el mundo árabe debería hacerse tras un acuerdo de paz israelo-palestino y no antes.

sof-gl/vl/bc/jz