Un vuelo con descanso para Fernández y la satisfacción por la duplicación de reservas del Central tras el acuerdo con China

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, llega a la Cumbre del G20 en Nusa Dua, Bali, Indonesia, el martes 15 de noviembre de 2022. (Mast Irham/Pool Foto vía AP)
El presidente de Argentina, Alberto Fernández, llega a la Cumbre del G20 en Nusa Dua, Bali, Indonesia, el martes 15 de noviembre de 2022. (Mast Irham/Pool Foto vía AP)

MADRID (enviada especial). Tras casi 16 horas de vuelo desde Bali, Indonesia, el presidente Alberto Fernández y su comitiva llegaron esta madrugada a Madrid, en la que permanecerán hasta el atardecer (media tarde argentina). Durante la jornada, el mandatario tiene previsto reunirse con Yolanda Díaz, vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo del gobierno español, en la residencia del embajador argentino, Ricardo Alfonsín, en esta capital.

Miembros de la comitiva aseguraron que al mandatario “descansó y leyó” y que se lo vio con “mejor color y semblante” en el vuelo que lo trajo hasta la capital española, tras el cuadro de gastritis erosiva con principio de sangrado, que registró este martes en la previa al primer plenario de la cumbre. Esas señales trajeron algo de alivio a un entorno preocupado por lo sucedido en la isla indonesia.

La partida de Fernández hacia Buenos Aires se dará de forma previa a lo que será el discurso de Cristina Kirchner, en La Plata, en un acto por el Día de la Militancia. Hace un año, para esta fecha, Fernández habló por primera vez sobre la posibilidad de que hubiera PASO, lo que desató profundo malestar en el kirchnerismo.

En el avión que dejó atrás Bali la sede de la 17° edición del G-20, la salud del presidente Fernández siguió siendo el tema casi excluyente, mientras también se hablaba con satisfacción por la reunión con el líder chino, Xi Jinping. Sobre ese punto se expidió Sergio Massa, en diálogo con LA NACIÓN y otros medios presentes en la gira, por la ampliación sobre el uso de los SWAP.

“La duplicación de las reservas de libre disponibilidad para el Banco Central, que pasa de tener 5.000 millones, producto de la recaudación del dólar soja; a U$S 10.000 millones, producto de la liberación de parte del Swap en el acuerdo con China”, enumeró el funcionario. “Con lo cual tenemos disponibles, para trabajar en el mercado único libre de cambios, U$S 10.000 millones, y esto además a los sectores productivos de Argentina les es muy importante porque les permiten acceder más rápido al flujo de dólares para lo que son insumos y bienes intermedios importados para la producción mismo en la Argentina”, completó el titular del Palacio de Hacienda.

El otro tema abordado en el encuentro con el presidente chino fue el de la construcción de represas en el país con inversión china. En ese sentido el gigante asiático comprometió U$S 500 millones, desglosados en U$S 223 millones que puso la Argentina, más U$S 277 millones de anticipo. Las obras contemplan la llamada “Amba 1″, una obra eléctrica en el Gran Buenos Aires por U$S 500 millones, y la red de gasoductos accesorios al troncal de la represa Néstor Kirchner, por $1.900 millones.

En la comitiva explicaban que parte de la buena aceptación de China a lo propuesto en la reunión con Xi Jinping estuvo dada por el “gran trabajo de Sabino (Vaca Narvaja, embajador en China) y por la rápida adhesión de Argentina a la ruta de la seda”, ocurrida en febrero pasado, durante la visita de Fernández a ese país.

La otra “satisfacción” de la comitiva en la gira es “haber dejado ya abierta la discusión sobre el precio de la guerra con el FMl, y ya establecido que en diciembre se van a discutir los sobrecargos, porque la Argentina le está pagando al FMI el doble de tasa de interés que, por ejemplo, le paga al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y eso nos resulta absurdo cuando el prestamista en última instancia es el Fondo”, enumeró Massa. Tras lo que aseguró que “el board se reúne en diciembre” y resaltó el “absurdo” de que un país como Ucrania esté “pagando sobrecargos”.

RESULTADOS Y PREOCUPACIÓN POR FERNÁNDEZ

“La gira fue un éxito en primer lugar por el resultado del encuentro con Xi Jinping, que es enorme realmente, pero lo que pasó con Alberto empaña todo”, resumió un alto funcionario a LA NACIÓN, a la par que admitió el impacto y preocupación de lo sucedido con Fernández.

El mandatario se descompensó en la previa la primer plenario del encuentro, estuvo más de cinco horas en un hospital local, donde le realizaron análisis de sangre y una endoscopía y redujo drásticamente su participación en la cumbre.

De toda la agenda planeada solo pudo cumplir con las bilaterales con el presidente chino y la titular del FMI, Kristalina Georgieva . Parte de las actividades programadas quedaron en manos del canciller Santiago Cafiero en tanto que otras fueron suspendidas, como una serie de bilaterales entre las que estaba un encuentro con la italiana Georgia Meloni; el príncipe de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, y el alemán, Olaf Scholz.

“Si no era por los 5 mil millones que tanto se necesitan, no habría ido”, describían en la comitiva la asistencia del mandatario al encuentro con el presidente chino, en las horas posteriores a su descompensación. “Hizo un esfuerzo sobre humano”, describió otra fuente.

“Está bien, pero se asustó”, fue otra de las definiciones en las horas posteriores. En el viaje que lo llevó de Bali a Madrid el mandatario leyó y durmió, según contó otro de sus hombres de mayor confianza. En la capital española pasará varias horas hasta que vuelva a abordar el vuelo que lo dejará a primera hora de la mañana del viernes en Buenos Aires. Recién entonces se enterará lo que dijo Kirchner en su paso por La Plata.