Vox también quiere pescar en la izquierda y le roba parte de su discurso

·3  min de lectura
Santiago Abascal ha cargado contra la agenda 2030 y ha empezado a realizar sus propias reivindicaciones sociales. (Photo By Photogenic/Claudia Alba/Europa Press via Getty Images)
Santiago Abascal ha cargado contra la agenda 2030 y ha empezado a realizar sus propias reivindicaciones sociales. (Photo By Photogenic/Claudia Alba/Europa Press via Getty Images)

El día que Isabel Díaz Ayuso recuperó a Concepción Dancausa como consejera de familia de la Comunidad de Madrid se escuchó un pequeño crujido en el motor de Vox. Con el regreso a la primera línea de la histórica dirigente -que en su día ostentó la presidencia de la Asamblea y fue delegada del Gobierno-, el PP dejaba sin margen de maniobra a la extrema derecha en lo que se refiere a reivindicaciones sociales alineadas con los postulados más conservadores.

Desde su nombramiento en mayo, Dancausa -muy cercana al Opus Dei- no solo está desplegando un discurso que bien podría firmar Vox a pie de página, sino que en algunos casos incluso lo supera. Dejando al partido de Santiago Abascal en fuera de juego en un terreno en el que acostumbraban a cosechar dos titulares al mes en relación con, entre otros, los derechos del colectivo LGTBI. O como dice la propia Dancausa, "las personas con LGTBI".

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Ayuso había dado con la tecla. Endurecer el discurso del PP para atraer a votantes fugados y frenar en seco el crecimiento de Vox. Meses después, en el Congreso de Valencia, el líder del PP, Pablo Casado, entonó un discurso muy escorado a la derecha para copiar la táctica de la madrileña en toda España.

A partir de ahí se han realizado en España no menos de 10 encuestas. Y en todas ellas, aunque sigue siendo clave para que el PP le arrebate la presidencia del Gobierno al PSOE, Vox pierde fuelle. Y el partido de Abascal ha tomado nota. Si no puede crecer más por la derecha, tendrá que hacerlo por el centro e incluso por la izquierda

¿Cómo? Obviamente Vox no va a abrazar tesis económicas progresistas ni va a poner en marcha postulados "comunistas", como suelen reprochar a Unidas Podemos. Pero sí que pueden proponer medidas que suenan bien. Muy bien, de hecho.

  • Hablamos de prometer y luchar por una considerable rebaja de la luz.

  • De solicitar la gratuidad de las guarderías de la educación infantil de 0 a 3 años.

  • De exigir el cumplimiento de una agenda social para parados y jóvenes que suena más a países nórdicos que a la Europa mediterránea.

  • Reclamar una "protección social de los españoles" en lo referente a la vivienda.

  • E incluso frenar y reducir la proliferación de las casas de apuestas que tan duramente impactan en la economía de los hogares de los barrios más modestos e históricamente asociados al voto a la izquierda.

Todas estas medidas cuestan un dineral y las arcas públicas de casi ninguna administración local y/o regional están para estos gastos. Pero como ellos no gobiernan en ningún lado se pueden permitir el liderar estas reivindicaciones con una carta a los Reyes Magos que seduzca a los votantes de izquierdas cansados de ver incumplidas, o como mucho cumplidas a medias, algunas de sus históricas reivindicaciones.

En vídeo | Las protestas contra el cambio climático ante la COP26 en Glasgow

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.