Vox cruza la última barrera que le quedaba: hacer política con la salud

·3  min de lectura
El líder de Vox, Santiago Abascal, saluda al presidente del PP, Pablo Casado, en una foto de archivo en el Congreso. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)
El líder de Vox, Santiago Abascal, saluda al presidente del PP, Pablo Casado, en una foto de archivo en el Congreso. (Photo by Europa Press News/Europa Press via Getty Images)

La falta de actividad parlamentaria no es un obstáculo para atizar a tus rivales políticos. Ni tampoco los buenos propósitos del Año Nuevo implican una tregua navideña. Al menos para Vox, que acaba de cruzar la última barrera que la quedaba tratando de ganar puntos, y debilitar a sus contrincantes, haciendo política con la salud. Concretamente con la de Pablo Casado.

El líder del PP anunció anoche por redes sociales que había dado positivo en una prueba de antígenos realizada después de estar con un contacto directo contagiado. "No tengo síntomas y seguiré el procedimiento establecido trabajando aislado esta semana. Cuidaos mucho", señaló.

Acto seguido recibió una larga lista de mensajes de ánimo deseándole una rápida y recuperación. Así se sucedieron los tuits del portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique -"Ojalá te recuperes pronto y no sea nada"-, de compañeros de partido como el presidente gallego, Alberto Núñez Feijjóo -"Todo el ánimo (...) y que en nada te tengamos a pleno rendimiento"-, o de periodistas como Iñaki López -"Ánimo y pronta recuperación"-.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

También destacó la del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien además de desearle "una pronta recuperación", pidió mantener "la prudencia y la prevención frente al #COVID19. Protejámonos para cuidar también de los demás", señaló.

El mensaje de Sánchez fue respondido, a su vez, por Casado, con un escueto agradecimiento: "Gracias. Mis mejores deseos para 2022 con la esperanza de que derrotemos pronto a la pandemia".

La concordia mostrada por ambos en un asunto personal y de salud no habría sido noticia hace unos años cuando, antes de la irrupción de Vox en las instituciones, aún se mantenía un mínimo decoro. Ayer todo apuntaba a que lo sería dado el revuelo de miles de tuiteros por la "sorprendente" avenencia de dos rivales políticos. De hecho es tan extraño en estos tiempos, que incluso parece impostada por la poca comunicación que Gobierno y oposición reconocen tener. Pero existió, aunque finalmente no fue noticia. Porque, por un momento, ¿se había vuelto a un clima de cordialidad básico entre representantes públicos?

Ni mucho menos. El motivo fue la pasada de frenada de Vox.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La cuenta principal del partido de extrema derecha en twitter no deseó la recuperación de Casado, ni celebró el gesto de Sánchez. Sino que se mofó de ambos al tuitear un "¡Qué (sic) se besen!, pero que nos dejen en paz".

Semejante descortesía acumula más de 4.000 likes, pero ha provocado muchísimas más muestras de rechazo por la "deshumanización", el error de "no diferenciar entre ideología y cortesía" y la "falta de educación".

En vídeo | La variante ómicron es el virus más rápido de la historia

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.