Sin los votos, se traban los cambios en las jubilaciones del Bapro con los que Kicillof busca anular la ley de Vidal

·4  min de lectura
Vidal y Kicillof, en la Gobernación, reunidos en octubre de 2019 para hablar de la transición del mando
Vidal y Kicillof, en la Gobernación, reunidos en octubre de 2019 para hablar de la transición del mando - Créditos: @Archivo

El régimen jubilatorio de los empleados del Banco Provincia no se modificará esta semana, como pretendía el gobierno bonaerense de Axel Kicillof, al impulsar la derogación de la ley que se aprobó durante la gestión de María Eugenia Vidal. Sin votos suficientes para avanzar en la Legislatura, la sesión que se iba a realizar el jueves en la Cámara de Diputados provincial quedó descartada a la espera de un escenario menos hostil para la iniciativa del gobernador. Los alfiles del bloque oficialista aseguran que intentarán acordar con Juntos para que el proyecto pueda avanzar en las dos cámaras legislativas, pero en la coalición opositora sostienen el rechazo a los cambios y resaltan que no hay diálogo abierto con el Frente de Todos.

“No tiene sentido forzar la aprobación en Diputados sin el visto bueno de Cambiemos, porque la ley no saldría en el Senado” , afirmaron fuentes del bloque oficialista a LA NACION. “Esta semana realizaremos alguna reunión en busca de consenso, que tal vez derive en la abstención de Cambiemos en ambas cámaras”, se esperanzaron las mismas fuentes.

El oficialismo bonaerense argumenta como principal razón para cambiar la ley que la Suprema Corte bonaerense dictaminará la inconstitucionalidad de la norma. Ya existen recursos de amparo presentados por jubilados del banco que recibieron fallos favorables, al tildar de inconstitucional el porcentaje de cálculo del haber inicial y su movilidad.

El alto el fuego de un Presidente más frágil y un Gobierno más débil

En el bloque de Juntos, la posibilidad de acordar con la bancada de Kicillof no se considera. “Ya dijimos que no vamos a aceptar la reforma como está planteada. Aun si saliera en Diputados, se moriría en el Senado, porque hay comisiones con mayoría de Juntos, por lo que no llegaría al recinto. El gobierno siempre dice que va a activar charlas, pero no activa ninguna” , subraya un legislador de Juntos.

“Pasa al 14 de julio. Falta un voto para juntar el quorum [que se alcanza con 47 presentes]”, aseveró un diputado del Frente de Todos. Sin el respaldo de Juntos, Kicillof debería contar con el respaldo de los dos diputados de la izquierda para que avance la reforma. Con esas manos a favor, en Diputados se forzaría una definición del presidente de la Cámara, Federico Otermín, mano derecha del jefe de Gabinete bonaerense, Martín Insaurralde.

Tanto Guillermo Kane como Graciela Calderón, los dos legisladores que tiene el Frente de Izquierda en Diputados, están en contra del proyecto oficial, según afirmaron en diálogo con LA NACION. Kane indicó que impulsa una iniciativa propia para regresar al régimen previo a la reforma de Vidal (y agregar otros cambios, como un directorio elegido por los trabajadores del banco). Calderón también tiene una postura contraria y señaló que el oficialismo no le entregó el proyecto con las modificaciones hechas en las comisiones. Ambos sostuvieron que no se reunieron con el oficialismo.

La legislatura de La Plata
El sindicato bancario protestó, en diciembre de 2017, contra la sanción de la ley de Vidal para modificar las jubilaciones del Banco Provincia - Créditos: @Soledad Aznarez

Un legislador del ala vidalista de Juntos no descartó que el oficialismo intente avanzar en la Cámara de Diputados, aunque no tenga el apoyo del principal grupo opositor. “Lo van a patear para el 14 de julio, si logran apoyo de la izquierda, quieren sacarlo en Diputados como un gesto para Kicillof. No les importa el Senado. Nosotros estamos bien alineados con la UCR y no estamos para negociar nada”, definió.

El proyecto oficialista modifica puntos clave de la ley que Vidal consiguió aprobar en 2017, con polémica y protestas gremiales del gremio La Bancaria, que conduce Sergio Palazzo (actual diputado kirchnerista, pero con raíces radicales). Restituye el cálculo del haber al 82% del promedio actualizado de las remuneraciones percibidas durante los 120 meses anteriores al cese (la ley de 2017 ordena hacerlo al 70%); retoma la actualización “de acuerdo con la variación porcentual de salarios de las personas empleadas en actividad en el banco” (actualmente, ese cálculo se hace según el índice de movilidad de las jubilaciones de la Anses); baja a 60 años la edad jubilatoria, en el caso de las mujeres, y mantiene los 65 para los varones (en el texto del vidalismo era 65 para ambos sexos).

Domingo de vértigo en Olivos: la trastienda del llamado a Cristina y un ofrecimiento que no prosperó

Además, la reforma -que establece la derogación de la ley 15.008- eleva el aporte jubilatorio de los empleados activos (del 14% al 16% del sueldo) y la contribución patronal del banco (del 16% al 28%); mantiene el aporte del 12% a cargo de los jubilados y pensionados del banco, y añade al directorio de la caja jubilatoria del Bapro un representante por el Poder Ejecutivo y uno por los jubilados del banco, con paridad de género.

En Diputados, el proyecto pasó por cuatro comisiones. Tiene dictamen a favor del Frente de todos, y en contra, de Juntos y de Avanza Libertad (el bloque referenciado con José Luis Espert, que tiene tres integrantes).

La semana pasada, en un comunicado conjunto de legisladores nacionales y bonaerenses, Juntos por el Cambio rechazó los cambios a la ley: “La Provincia sería nuevamente garante del déficit del banco y se utilizarían recursos de todos los bonaerenses (45% de los cuales viven en condiciones de pobreza) para sostener las jubilaciones de una caja que tiene reglas previsionales más beneficiosas que el resto de los trabajadores”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.